Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Méndez justifica la huelga general y arremete contra el Gobierno en Rodiezmo

El líder de UGT afirma que la política de Zapatero es "un canto a la impotencia y la resignación" en el mitin sindical, el primero al que no acude el presidente del Gobierno desde 2000

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero cumplió su anuncio de no acudir a la fiesta de mineros leoneses y asturianos en la campa de Rodiezmo (León), rompiendo así una tradición que se remonta a la época en que fue nombrado secretario general del PSOE. Zapatero no pudo escuchar de esta forma de viva voz las firmes y serias críticas de Cándido Méndez, secretario general de UGT a su política social y económica. A poco más de tres semanas de una huelga general, Méndez ha intensificado los ataques a la reforma laboral prevista por el Gobierno asegurando que esta "no deja a nadie a resguardo". Según Méndez, el Ejecutivo ha apostado por el despido con una postura "sumisa", de "impotencia" y "resignación" respecto a las imposiciones que llegan de Europa.

Ha asegurado que España se encuentra en una coyuntura "muy, muy difícil" que puede truncar el progreso, y la política de Zapatero "va por muy mal camino". Méndez en tono didáctico, ante un auditorio de mayoría socialista y sindicalista, sensiblemente menor que en años anteriores a pesar de la crítica situación por la que atraviesa el sector, insistió en que la huelga general es un ejercicio de un derecho democrático, "hay quien quiere criminalizarlo, pero tiene tanta calidad democrática como unas elecciones (sic)". Méndez se ha esforzado en hacer entender a los asistentes la necesidad de la huelga en estos momentos.

Estas afirmaciones las hizo el sindicalista cerrando el acto político con ocasión de la XXXI fiesta minera asturleonesa, cuando se celebra el centenario del sindicato minero asturiano SOMA-FIA-UGT, en el que intervinieron como en ediciones anteriores, Alfonso Guerra y destacados socialistas asturianos con el presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, a la cabeza y su sucesor como candidato a la presidencia de Asturias, Javier Fernández, secretario general de la FSA-PSOE. Además de Zapatero, en esta ocasión ha habido destacadas ausencias de políticos socialistas de León, donde el presidente del Gobierno fue secretario general del PSOE y diputado nacional por esta provincia.

Momento crítico

En la actualidad, el impago de salarios a los mineros de León de empresas de Victorino Alonso ha provocado desde hace días cortes de carreteras y un encierro en una mina de Palencia, y el incierto futuro del sector se liga a un Reglamento europeo en el que los comisarios pretenden abocar el cerrojazo a las minas españolas en 2014, mientras que un Decreto del Gobierno de Zapatero apuesta por el contrario por el mantenimiento de las minas de carbón al tratarse de un sector estratégico para nuestro país. Las conversaciones antes de final de año entre las partes dilucidarán el futuro de un sector que da trabajo a unas 6.000 personas en la actualidad, una décima parte de los empleos que tenía en los años 80.

El secretario general de UGT se ha mostrado convencido de que la huelga general convocada intenta evitar que los trabajadores tengan en el futuro menos derechos, "a mayor disposición de la arbitrariedad de los empresarios". Ha reconocido que el origen de las decisiones para la reforma laboral está en Europa, y que todo está interrelacionado, pero que cuando se habla de "austeridad" en realidad esta palabra esconde en cierta forma la protección a los causantes de esta situación. "La valentía consiste en soportar el daño no en infringirlo a los demás", ha dicho.

Méndez ha señalado también que en Europa no se han reconocido las potencialidades de nuestro país y se nos exigen medidas que en otros países como Alemania no causan daños similares porque su situación no es igual. "Aquí las decisiones se han tomado de un modo muy negativo, el abaratamiento del costo del trabajo, la reforma laboral, la ley de economía sostenible, es papel mojado".

Edad de jubilación

Especialmente crítico se ha mostrado con las afirmaciones de la ministra Salgado al señalar que la jubilación será a partir de los 67 años. "Quien le garantiza un empleo a alguien a los 63 años... a los 52?, si España es una de las tasas mas bajas de actividad a esa edad, a esa pregunta tiene que contestar el Gobierno", ha afirmado.

"Cuando venga la recuperación económica los mayores de 45 años no van a encontrar un puesto, no es el camino", ha puntualizado Méndez, quien ha reiterado con rotundidad que el Pacto de Toledo está a punto de hacerse "trizas".

Méndez se ha sumado a la teoría de su antecesor en la palabra, Alfonso Guerra, para precisar que ambos hablaban hace un año de acabar con la avaricia financiera, la tiranía del corto plazo, en definitiva de la delincuencia financiera, un año después "seguimos diciendo lo mismo" y ha argumentado que su sindicato no puede facilitar que se tire por la borda los derechos de los trabajadores, "sería traicionar el esfuerzo y sacrificio de los antecesores y sería traicionar a las generaciones venideras".

Méndez cree que toda esta situación social y económica derivada de las decisiones del Gobierno, "se lo da en bandeja" a la derecha.

"Agonía recaudatoria"

El secretario general de UGT ha desgranado un listado de cuestiones que agravan la situación económica, el Impuesto de Sociedades está en la "agonía recaudatoria", el impuesto de patrimonio "sino se hubiera suprimido habría dinero" y no habría encima que pagar a Esperanza Aguirre por postergar su decisión, "el problema es de fiscalidad", manifestó, de un "escandaloso" fraude fiscal.

En este entorno que pintó Méndez de inseguridad de todo tipo para los trabajadores, ha dicho que los sindicatos son un baluarte muy fuerte, "los guardianes de los derechos públicos y exigimos el valor de la negociación colectiva".

La ausencia de Zapatero de la fiesta de Rodiezmo, el acto con el que abría el curso político desde su llegada al poder, se ha debido precisamente a la convocatoria de huelga y a la oposición de Méndez.

Esta circunstancia no ha sido mencionada por Alfonso Guerra en su discurso. En presencia de menos asistentes que otros años, el ex vicepresidente del Gobierno ha arremetido contra la derecha, y ha expresado su sorpresa por el repentino interés por este mitin anual del "indolente, perezoso, haragán y holgazán" líder del PP, Mariano Rajoy, que ayer mismo, en un acto en Soutomaior (Pontevedra), instó a Zapatero a que diera la cara y explicara en Rodiezmo sus medidas económicas. "¿Qué es lo que está pasando en la derecha que está entusiasmada con Rodiezmo?", se preguntó Guerra.

Guerra, que intervino antes que el secretario general de UGT, también se preguntó por el "robatrajes de Valencia" en alusión a Francisco Camps. "En el PP dicen que son el partido de los trabajadores". "Será de los trabajadores del Gürtel", ha asegurado.

Los mineros portaban una pancarta con la leyenda: ZP, que pasa con el carbón?, soluciones ya, vividores. Tanto el presidente del Principado, el socialista Vicente Álvarez Areces como los dirigentes del SOMA-FIA-UGT y de la UGT de León han asegurado que lucharan por el mantenimiento del sector, ligado al mantenimiento de las cuencas y su población. Álvarez Areces ha ido mas allá al afirmar que si el PP hubiera estado en el poder, el carbón ya no existiría, "estaría desmantelado".

Por su parte, Manuel López, secretario general de FIA-UGT Castilla y León ha dicho no entender porqué el Gobierno no exige a los empresarios mineros el pago de los salarios adeudados a los trabajadores de León y Palencia desde hace dos meses. A su juicio, este país no debe ir solo a una huelga general sino a dos, por la actitud del Congreso y el Senado en temas de reforma laboral.