Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector catalanista del PSC se desmarca de la votación en el Congreso

Los consejeros Antoni Castells y Montserrat Tura respaldaban la posición unitaria del Parlament

El sector catalanista del PSC está redoblando su presión sobre el resto del partido para demostrar su fuerza frente al PSOE tras la sentencia del Estatuto. Poco representado en la dirección socialista pero amplio en el Gobierno catalán, dos destacados miembros de este grupo, el consejero de Economía Antoni Castells y la titular de Justicia Montserrat Tura, han explicado hoy que hubieran preferido votar en el Congreso la resolución unitaria del Parlamento catalán sobre el Estatuto, basada en el preámbulo. En la reunión de Gobierno de la semana pasada y la Ejecutiva socialista del lunes, los consejeros alzaron con fuerza la voz frente al presidente de la Generalita, José Montilla.

Castells expresó la semana pasada a Montilla, la necesidad de que el PSC hiciera su propia propuesta de resolución en relación al Estatuto, al que pudieran sumarse el resto de grupos políticos catalanes. "Me sabe mal que no se hiciera así, visto el resultado", ha afirmado el consejero. Entre dos aguas, los socialistas catalanes acabaron votando en el Congreso en línea con las posiciones del PSOE y que dejaron en agua de borrajas la unidad de los partidos catalanes de pocos días antes hilvanada con pena tras la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el texto estatutario. "No me siento orgulloso", ha afirmado Castells, que ha añadido: "Constato que la posición del PSC y la posición del PSOE no es la misma".

Tura ha sido más comedida: ha declarado que le hubiera gustado que el PSC votara la resolución basada en la propuesta de Montilla, aunque ha aclarado que si el Congreso no votó ningún texto sobre el Estatuto fue por "el tacticismo" de ERC y CiU. Los partidos nacionalistas votaron contra la propuesta del PSOE. También se han pronunciado al respecto los miembros de Nou Cicle, una corriente interna formada por seguidores del ex dirigente Raimon Obiols. El grupo ha pedido la vuelta de Pasqual Maragall a la dirección del PSC y la creación de un grupo propio en el Congreso.

El PSC ha respondido por vía de su portavoz parlamentario adjunto, Joan Ferran. Ferran ha hecho una defensa acérrima del posicionamiento del PSC asegurando que no romperán "la unidad de la socialdemocracia", y ha asegurado que un grupo propio del PSC en el Congreso significaría la vuelta del PP al poder. "No queremos una regresión en la política española y estamos a favor de una oferta progresista en España porque es lo que nos conviene en Cataluña".