Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desmantelada una red que estafó a más de 60 desempleados

Dos detenidos por poner anuncios falsos para conseguir los datos bancarios de parados en Almería, Granada, Jaén y Murcia

"Constructora busca encargado de obra. Sueldo: 3.000 euros". Las expectativas laborales de entre 60 y 100 desempleados se desplomaron ayer al descubrir que los anuncios que, desde mayo, empapelaron las farolas de Almería, Granada, Jaén, Murcia eran una estafa.

La Policía Nacional y la Guardia Civil detuvieron el 30 de junio en Aguadulce (Almería) a los jienenses Francisco V.A. y María de los Ángeles A.C., de 26 y 27 años, respectivamente, por publicar falsas ofertas de trabajo para obtener los datos personales y bancarios de desempleados de las citadas provincias.

Los estafadores actuaban en nombre de empresas constructoras como Sacyr Vallehermoso y Dragados. Tras fingir por teléfono la realización de entrevistas laborales, solicitaban a los parados el DNI y el número de cuenta con la excusa de formalizar los contratos. La información se destinaba a la activación de servicios de banca electrónica y solicitar duplicados de tarjetas de débito, que utilizaban para sacar dinero de cajeros y comprar en comercios ordenadores portátiles y teléfonos móviles de última generación. Los presuntos estafadores llegaron a sustraer hasta 2.500 euros a una de las víctimas, según Interior.

Las investigaciones de la operación "Peonada Sandra" se iniciaron en mayo, cuando dos desempleados acudieron a una comisaría de Jaén para denunciar cargos "sospechosos" en sus tarjetas bancarias, según un portavoz policial de Almería.

Los detenidos, sin antecedentes, vivían en un dúplex "humilde", donde almacenaban los currículos, y los datos personales de los desempleados. "Eran muy meticulosos, archivaban todas las fichas de sus víctimas", afirmó la citada fuente. También disponían de un registro detallado de las operaciones fraudulentas y de las cantidades retiradas.

Los estafadores adoptaban numerosas medidas de seguridad para pasar desapercibidos, como constantes cambios de domicilio y de teléfono móvil.

La Policía Nacional analiza los curriculos y el disco duro del ordenador incautado en la vivienda de Almería para conocer la dimensión real de la estafa. El Juzgado número 5 de Almería ordenó el ingreso en prisión de Francisco V.A.