Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres detenidos y 10 imputados por desórdenes en las primeras horas de la huelga general en Euskadi

ELA y LAB cifran el segumiento en un 75% y el Gobierno en un 8,65% en la administración pública y un 22% en la empresa privada

La jornada de huelga en el País Vasco ha arrancado con diez integrantes de piquetes informativos imputados por desórdenes y tres detenidos, según el Departamento de Interior vasco. El último arrestado ha sido una mujer por proferir varios insultos contra los agentes. Las primeras cifras de segumiento ofrecidas indican que el paro ha sido seguido por el 75% de los trabajadores, según ELA y LAB, los principales sindicatos nacionalistas e impulsores de la huelga, mientras que el Gobierno vasco ha afirmado que la incidencia ha sido de un 8,65% en la administración pública y un 22% de media en la empresa privada.

Dos personas han sido arrestadas en Vitoria, aunque en distintos momentos. La primera ha sido detenida por insultos y amenazas a la Ertzaintza, la segunda por agredir a un agente, al que ha llegado a quitarle el casco, y la tercera, una mujer en Bilbao por proferir insultos a varios ertzainas. Otros seis piquetes han sido imputados en Guipúzcoa, dos por cortar una carretera en San Sebastián y el resto por desórdenes en distintos puntos de la provincia. A ellos se suman los cuatro imputados de primera hora de la mañana por coacciones a trabajadores en Bilbao. La policía autonómica además se ha visto obligada a cargar contra un piquete en plena Gran Vía bilbaína, porque según Interior había agredido a la responsable de una cafetería.

Varios centenares de personas se han manifestado a las ocho de la mañana por las calles de Bilbao, la primera de las manifestaciones convocadas para hoy. La marcha, impulsada por los sindicatos nacionalistas, comenzó en la plaza del Sagrado Corazón y ha concluido una hora más tarde en el Ayuntamiento de la ciudad. A las once de la mañana ha comenzado la segunda gran protesta del día, también impulsada por las centrales nacionalistas, que volverán a salir a la calle por tercera vez, en Bilbao, a las cuatro de la tarde. Por su parte, en Vitoria y San Sebastián se han convocado marchas a las doce del mediodía que coincidirán con la encabezada por CC OO en la capital vizcaína.

A ello se une un sabotaje en la línea férrea Bilbao y Balmaseda, él único medio de transporte que se ha visto afectado hasta el momento, y varios incidentes por cruces de contenedores en el Casco Viejo bilbaíno. También se han producido varios cortes de calles en Santurtzi y Deusto además de la presencia de piquetes en los accesos a los plígonos industriales y a las grandes empresas, mercados y terminales de autobuses

El secretario de comunicación de ELA, Patxi Agirrezabala, ha asegurado que se están cumpliendo las expectativas de su organización y que "salvo muy pequeñas incidencias", la jornada "se está desarrollando con absoluta normalidad" y ha añadido que en Guipúzcoa "el paro está siendo masivo". CC OO por su parte ha indicado que el paro está siendo significativo en grandes empresas de Álava, en la construcción de determinadas obras en Vizcaya y en el transporte urbano de San Sebastián. La central ha apuntado que en empresas como Mercedes, Sidenor o MSM de Álava se está secundando la huelga general en un 90%. Sin embargo, SEA, la patronal alavesa ha calficado la huelga de hoy de "fracaso" y ha asegurado que sólo está siendo respaldada por el 18% de los trabajadores.

En Vitoria, se ha vivido la jornada de huelga sin apenas repercusión en la actividad laboral, informa Txema G. Crespo. Sólo se ha percibido en los servicios mínimos del transporte público y en la presencia de piquetes en los polígonos industriales. Los comercios de los barrios de la ciudad, incluido el centro, han permanecido abiertos, salvo contadas excepciones provocadas por el paso de piquetes. Los principales incidentes se han producido a las diez de la mañana cuando grupos de manifestantes pretendían llegar hasta El Corte Inglés, con duras cargas de agentes de la Ertzaintza, en algunos casos desproporcionadas como la que sufrieron sendos veteranos dirigentes de CC OO, Luis María López de Viñaspre, y ESK, Kepa Txintxurreta. Estas cargas se han vuelto a registrar a partir de la una de la tarde, al final de la manifestación de los sindicatos nacionalistas en el entorno de la plaza de la Virgen Blanca.