Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite Sergio Gamón, supuesto jefe del espionaje en Madrid

El director del Área de Seguridad está implicado en los casos de seguimiento a cargos madrileños del PP como Alfredo Prada y Manuel Cobo.- Aguirre acepta la renuncia, que será formalizada mañana en el Consejo de Gobierno regional

El director del Área de Seguridad de la Comunidad de Madrid, Sergio Gamón Serrano, supuesto cerebro del espionaje a cargos madrileños del PP, ha presentado su dimisión, según fuentes de la comunidad. Gamón ha motivado su cese, presentado ante el consejero de Interior, Francisco Granados, argumentando que quiere preservar su intimidad y separar su vida personal de su vida profesional. La dimisión de Gamón coincide con la destitución de su ex esposa Yolanda Laviana de la dirección de Telemadrid tras haber denunciado en EL PAIS que su ex marido espió al vicepresidente regional Alfredo Prada desde que tomó posesión del cargo en mayo de 2006. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha aceptado la dimisión que, según fuentes de su Ejecutiva, será formalizada mañana en el Consejo de Gobierno regional.

El caso del espionaje político en la Comunidad de Madrid comenzó después de que este diario revelara la existencia de partes de seguimientos supuestamente realizados por funcionarios de la Consejería de Interior de Esperanza Aguirre al vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo (mano derecha de Alberto Ruiz Gallardón, rival de Aguirre), y el ya ex consejero Alfredo Prada. Los partes detallaban datos muy precisos sobre los desplazamientos de ambos por Madrid capital y localidades limítrofes, reuniones privadas, cenas.

Sergio Gamón es el jefe de la trama que espió durante al menos dos meses de 2008 a dos adversarios políticos de Esperanza Aguirre dentro del PP, su vicepresidente, Alfredo Prada; y el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, ambos alineados con Mariano Rajoy. Gamón dirigió la trama de espionaje político cuando era director general de Seguridad de la Comunidad de Madrid y estaba a las órdenes de Francisco Granados, consejero de Interior y secretario general del PP-Madrid.

El ahora dimitido utilizó para los seguimientos a tres ex guardias civiles, fichados a dedo por Granados por el doble de sueldo que tenían; y al menos a un policía nacional, al que contrató el propio Gamón como asesor. También intervino en la trama un empleado público de la consejería de Interior, José Manuel Pinto, hombre de confianza del director general de Seguridad, que escribió en los partes algunos nombres de personas que acompañaban a Prada y algunos números de matrícula de vehículos detectados en los alrededores de los restaurantes a los que acudía el vicepresidente.

Seguimientos a Cobo y Prada

Cobo y Prada denunciaron el supuesto espionaje ante la justicia, que ha recabado pruebas de que empleados de la Francisco Granados, consejero de Interior, a las órdenes de Sergio Gamón habían estado muy cerca de los espiados en las mismas fechas que se relataban en los partes. La justicia investiga si se utilizaron fondos públicos para estos cometidos, lo que podría traducirse en un caso de malversación, además de en un escándalo político en la antesala del despacho de Esperanza Aguirre.

Entre abril y mayo de 2008 está acreditado judicialmente que miembros del grupo que dirigía Sergio Gamón (tres ex policías y tres ex guardias civiles) fueron la sombra de Cobo y Prada. Sus posiciones en varios puntos de la ciudad, conocidas gracias a los partes de las compañías telefónicas sobre la situación de sus teléfonos móviles, coinciden al milímetro con las ubicaciones en esos momentos de ambos políticos y con los partes que publicó este diario.

Al vicealcalde de Madrid le hacían seguimientos algunos días en los alrededores de su despacho en el Palacio de Correos y otros días desde que salía por la mañana de su domicilio particular, en una población vecina de la capital. Así ocurrió el 2 de abril, como reza un parte de seguimiento: "Cobo sale del domicilio a las 08.25 de la mañana, tomando el itinerario particular y llegando a su puesto de trabajo a las 09.02 horas. Se observa que durante los desplazamientos le acompañan una moto y un vehículo turismo con un ocupante por detrás, realizando la contravigilancia. Este mismo vehículo es el que también realiza la contravigilancia en su domicilio".

Los partes de seguimiento del vicealcalde coinciden con un momento político en el que el equipo de Alberto Ruiz-Gallardón apoyaba de manera entusiasta a Mariano Rajoy para que continúe al frente del partido. En ese periodo, tiene un peso vital la información de quién se reúne con quién o quién come con quién dentro del PP para comprobar alianzas, deserciones o cambios de filas en las posturas enfrentadas en el partido. Aguirre y Rajoy pugnan por ganar adeptos a su causa. El otro espiado, Alfredo Prada, acabó dejando el equipo de Aguirre y se encuadró en el de Rajoy.

La investigación aún no ha determinado qué cargo político dio la orden del espionaje a Prada y Cobo con fondos públicos de la Comunidad de Madrid. El primer testimonio que ha apuntado a un miembro del Gobierno de Esperanza Aguirre ha sido el de Yolanda Laviana, que fue secretaria de la presidenta autonómica entre 1999 y 2002. Laviana estuvo casada con Gamón y hasta esta mañana era la secretaria de confianza del presidente de Telemadrid, Manuel Soriano.

Despido de Laviana

La ex esposa de Gamón declaró a este diario que los informes verbales elaborados por Gamón sobre Alfredo Prada eran comunicados a Ignacio González, vicepresidente de la Comunidad de Madrid y uno de los hombres fuertes del Gobierno de Esperanza Aguirre. "Sergio empezó a investigar a Prada casi desde su nombramiento en 2006. No tenía infraestructura pero estaba espiando desde el principio. Ignacio González recibía anónimos y como había entre enfrentamiento entre González y Prada... desde el principio empezó a investigar a Prada".

La presidenta reaccionó hoy despidiendo a Laviana de Telemadrid sin más explicaciones. Unas horas después, Gamón renunciaba a su cargo voluntariamente. La investigación judicial continúa con el jefe de los espías fuera de la Comunidad de Madrid, donde cobraba 90.000 euros al año sin tener una función clara. Ahora, los espiados quieren conocer si quién dio la orden fue González, al que apunta la ex mujer de Gamón; o Granados, que contrato a los tres ex guardias civiles que siguieron a Prada y a Cobo. Ambos, González y Granados, son los dos hombres de la máxima confianza de Aguirre.

El caso del espionaje, además, fue conocido después de que se conociera otro supuesto caso de espionaje irregular, en este caso al propio Ignacio González, a quien le fue grabado un vídeo con cámara oculta de un viaje que realizó a Cartagena de Indias en agosto de 2008.

Tanto Aguirre como Granados han negado la existencia del espionaje, que llegaron a calificar de montaje e incluso de invención. Mariano Rajoy llegó a encargar una investigación sobre el asunto a María Dolores de Cospedal. La Asamblea de Madrid, por su lado, ha bloqueado todo intento de investigar el caso del espionaje político.

20 años de escolta en la Policía

La carrera del inspector Manuel Sergio Gamón Serrano estuvo siempre centrada en la escolta de personalidades hasta que Esperanza Aguirre lo fichó como director general de Seguridad.

- Casa del Rey. Estuvo en este destino desde 1987.

- Ministerio de Educación y Cultura. Esperanza Aguirre se lo lleva de jefe de su escolta como ministra en 1996.

- Presidencia del Senado. Va con Aguirre al Senado en 1999 hasta finales de 2000, cuando se va a hacer el curso para inspector.

- Coordinador de escoltas. Desde mediados de 2003, fue el coordinador de las escoltas del ex director general de la Policía Carlos Conde Duque; la ex ministra de Administraciones Públicas Julia García-Valdecasas; el ex secretario de Estado José Luis Méndez Romeu; la ex comisaria europea, Loyola de Palacio; el ex director general de la Policía José María Rodríguez Colorado; el ex ministro Jordi Sevilla y del ex secretario de Estado Rafael Vera.

- Vicepresidenta del Gobierno. Entre diciembre de 2004 y mayo 2006 fue la sombra de María Teresa Fernández de la Vega.

Más información