"Todo eran ideas bonitas"

Un fundador del grupo neonazi Blood & Honour excusa su ideología. -La banda, juzgada por la Audiencia Provincial, compró sus armas a un agente de seguridad privada

"Todo eran ideas bonitas". Uno de los dos fundadores de la banda neonazi Blood & Honor (Sangre y Honor, en inglés) ha definido así esta mañana la ideología racista y xenófoba de su grupo, al que juzga la Audiencia Provincial por tenenecia ilícita de armas y asociación ilícita. Francisco José L. P. Entre las ideas bonitas de Blood & Honour, el informe de la Guardia Civil sobre sus actividades cita un lema aparecido en una canción de uno de sus grupos de referencia: "Seis millones de judíos más a la cámara de gas". Los 18 acusado se enfrentan a penas que pueden ir de dos a cinco años de cárcel.

De los 18 imputados, 17 se han negado a responder a las preguntas de la fiscal. Tan sólo se salió del guión Franciso José L. P., que aludió a que cuando se fundó la misma, "con 21 años, no tenía conciencia de que estaba haciendo algo ilegal". En su declaración, el acusado reconoció haber fundado la organización junto con Roberto L. el 22 de diciembre de 1999, en base a unos valores de "patriotismo y conducta honorable y sin ser un grupo que excluyera a nadie". "Nos gustaba ir al campo con banderitas. No cometíamos ningún hecho delictivo. Si mi amigo decía que estaba bien, pues fenomenal. Todo eran ideas bonitas", manifestó al tribunal, negando que esas reuniones se celebraran para conmemorar la muerte de ningún dirigente neonazi o cualquier otra efeméride relacionada con el nazismo.

Más información
"La población no nos amará por ser nazis; por lo menos, que nos teman"

A preguntas de la fiscal sobre si algunas de las canciones que escuchaban decía: "Seis millones de judíos más a la cámara de gas", el acusado respondió: "No me acuerdo. Normalmente esas letras se ciñen sólo a hechos históricos y a cuestiones patrióticas, y no precisamente del siglo XXI".

La Guardia Civil actuó contra Blood & Honor en 2005. En los registros realizados a sus miembros, los agentes se incautaron de distintas armas ilegales, como defensas extensibles y sprays prohibidos en España. En la sesión de esta mañana, un ex agente de seguridad privada, hoy escolta personal, admitió que fue él quien les vendió las armas, después de comprarlas en una tienda de Madrid. Óscar F. N. explicó que entonces desconocía las posibles intenciones de Blood & Honour, "si vendían pipas o cacahuetes". El juicio proseguirá el próximo lunes

Dos de los presuntos miembros del grupo neonazi Blood and Honour.
Dos de los presuntos miembros del grupo neonazi Blood and Honour.LUIS SEVILLANO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS