El PSOE ya no ve inaceptable que Hernando y López vayan al Constitucional

Cospedal ratifica que serán los candidatos del PP en todos los Parlamentos autónomos

En su intento de hacer "lo que sea necesario para renovar el Constitucional", el PSOE ha dejado abierta la puerta a aceptar que Francisco José Hernando y Enrique López ingresen en el tribunal. Estos son los dos únicos candidatos que el PP se declara dispuesto a aceptar y el PSOE los consideraba inaceptables por estar gravemente significados a favor de los conservadores, incluso con declaraciones públicas contra leyes de Zapatero cuando ambos estaban en el Consejo del Poder Judicial. Hasta hoy. Preguntada la portavoz socialista en el Senado, Carmela Silva, si la prioridad actual siguen siendo los nombres que vayan al Constitucional, contestó: "La prioridad es renovar".

Los propios consejeros de Gobiernos del PP, como el de Galicia o el de Madrid, retaron a la Cámara alta a convocar la Comisión de Nombramientos y renovar.

Más información
El Gobierno pide que se active ya el nombramiento de nuevos magistrados del TC
PP y PSOE dejan pudrir el Constitucional
El PP propone para el Constitucional a jueces que no pueden votar el Estatuto
El PP presume de mantener al Constitucional prorrogado

La primera reacción del PP no se ha hecho esperar. La secretaria general, María Dolores de Cospedal, ha asegurado en una rueda de prensa que la nueva disposición del PSOE "pone en evidencia que quien ha paralizado el proceso ha sido el presidente del Gobierno y en su caso, por instrucciones, el presidente del Senado".

Cospedal, además, ha ratificado que no va a haber variaciones y que los distintos grupos mantendrán como candidatos a Hernando y López.

El PSOE deja así abierta por primera vez en año y medio la posibilidad de que Hernando y López entren en el Tribunal Constitucional. El objetivo es hacer evidente a los ciudadanos que si el tribunal no se ha renovado en este tiempo es por el bloqueo del PP, aunque no hay ninguna novedad formal que justifique el cambio de postura del PSOE.

Ambos candidatos, sin embargo, tendrán que comparecer ante la Comisión de Nombramientos de la Cámara alta antes de entrar en el grupo de cuatro que será sometido a votación. El vicepresidente del Senado y presidente del PSC, Isidre Molas, dio algunos detalles sobre el procedimiento a seguir e indicó. "Puede que se considere que alguno de los candidatos no es idóneo, porque no cumple las condiciones". Molas, además, indicó que si finalmente fracasara la elección de los magistrados (porque el PP votara en contra) no supondría un daño a la institución, en contra del discurso oficial que mantiene el presidente Javier Rojo para congelar el proceso si no hay un acuerdo previo.

A finales de 2008, antes de que se frenara el procedimiento, el Senado encargó un estudio jurídico para ver si los 23 candidatos propuestos cumplían todos los requisitos, que son ser jurista de reconocido prestigio y tener 15 años de ejercicio profesional. López podría no cumplir estos requisitos de acuerdo con una determinada interpretación de la ley.

Enrique López y Francisco Hernando, portavoz y presidente del Consejo.
Enrique López y Francisco Hernando, portavoz y presidente del Consejo.

Montilla a Granados: "Yo no tengo espías"

El representante de la Comunidad de Madrid ante el Senado, el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, ha lanzado un discurso que fuentes socialistas han calificado de "ofensivo" y en el que ha dicho que al PP se le critica que se haya puesto de acuerdo en solo dos candidatos. "A ustedes lo que les gusta es el gallinero", ha asegurado Granados en referencia a que el PSOE se ha mostrado dispuesto a negociar sorbe 23 candidatos distintos. "Estamos aquí perdiendo el tiempo", ha dicho sobre la Comisión general de Comunidades Autónomas en la que el presidente catalán ha pedido "respeto" para el Estatuto.

Granados ha ironizado sobre la renovación del alto tribunal: "Seguro que la principal preocupación de un ciudadano catalán cuando se despierta es que no hay renovación". "Yo no sé qué piensa un ciudadano de Cataluña por la mañana porque no tengo espías que me lo digan", ha espetado Montilla al consejero de Aguirre, salpicado por un escándalo de espionaje político en la región.

Granados ha puesto media sonrisa mientras el PSOE aplaudía al unísono y se oían rumores incómodos en la bancada popular.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS