Urquía tacha de montaje la causa por soborno a imputados del 'caso Hidalgo'

El ex magistrado afirma que no regresará a la judicatura

El ex magistrado Francisco de Urquía ha afirmado que la causa abierta contra él por supuestamente solicitar sobornos a cambio de resoluciones judiciales favorables a imputados del caso Hidalgo, que instruía él, es "un burdo montaje". En la segunda sesión del juicio por cohecho y prevaricación que se sigue en el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía contra Urquía, sus amigos Arnaud Fabrice Albouhair e Igor Mier, y el empresario Azan Khan, el ex magistrado en situación de excedencia forzosa ha asegurado que no tiene intención de regresar a la judicatura y que actualmente ejerce como abogado en Alicante. De hecho, Urquía, que fue suspendido tras su condena por aceptar 78.000 euros del cerebro de la corrupción en Marbella Juan Antonio Roca, ha seguido el juicio desde el estrado de los abogados, del que sólo ha descendido para responder a las preguntas del fiscal y de su defensa.

Más información
El TSJA avala las grabaciones que originaron el segundo juicio a Urquía
El instructor del 'caso Malaya' testifica en el juicio a Urquía
Los peritos niegan que Urquía escribiera el documento de la supuesta extorsión

El interrogatorio del fiscal superior de Andalucía, Jesús García Calderón, al ex magistrado ha tenido varios momentos de tensión. Urquía y sus amigos están acusados de exigir seis millones de euros al empresario hotelero marbellí David Shamoon, imputado en el caso Hidalgo de blanqueo de capitales, a cambio de levantar el embargo judicial que impedía la venta del hotel de lujo Marbella Club. Urquía ha comenzado afirmando que "todo lo que está pasando es un montaje de los acusados del caso Hidalgo para desacreditar la operación", y ha asegurado que "en ningún momento" tuvo conocimiento de que sus amigos supuestamente habían elaborado un plan para extorsionar al empresario en su nombre.

Antes de Urquía han declarado Igor Mier y Arnaud Albouhair. A partir de las 14.00 prestará declaración el último de los encausados, Azan Khan, a quien el fiscal acusa de pagar 60.000 euros a Albouhair para que tramitara con Urquía la salida de la cárcel tanto de él, como de su esposa y su sobrino. Albouhair ha negado cualquier vinculación con este pago.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS