Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Plan de choque de Zapatero

CC OO se suma a la huelga de funcionarios convocada por UGT para el 2 de junio

Los sindicatos no descartan una huelga general tras reunirse con Zapatero.- Méndez y Toxo pactan un calendario de movilizaciones

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante la reunión en La Moncloa con los líderes de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez.
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante la reunión en La Moncloa con los líderes de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez. CRISTÓBAL MANUEL

Los líderes de los sindicatos UGT y CC OO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, han acordado formar un frente común en respuesta al ajuste social anunciado ayer por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para reducir drásticamente el abultado déficit en las cuentas públicas, tal y como le exigieron la UE y el FMI.

La primera rebaja de salarios de funcionarios y congelación de las pensiones se saldará, de momento, con una huelga de empleados públicos el próximo 2 de junio, a la que las dos centrales sindicales han invitado a sumarse al sindicato CSI-CSIF.

Al término de su reunión en La Moncloa, donde habían sido convocados por Zapatero para explicar en detalle las medidas anunciadas ayer, ambos líderes han expresado su pesimismo sobre el nuevo escenario que se abre a partir de ahora, tanto para los trabajadores como para la marcha de la economía española en su conjunto. Además de anunciar movilizaciones conjuntas en toda España a partir del 20 de mayo, no han descartado "ningún escenario", incluyendo su arma más drástica: la huelga general.

De hecho, mañana se reúnen órganos de dirección tanto de UGT como de Comisiones Obreras, y es muy probable que este tema aparezca sobre la mesa, aunque no parece que ninguno de los dos grandes sindicatos esté dispuesto a echar mano de su más importante medida de presión. Cuando se les pregunta al respecto, los líderes se escudan en que son organizaciones democráticas y que esta decisión se toma en el seno de sus órganos de gobierno. "Yo no soy el presidente de una sociedad unipersonal", ha definido Toxo.

Ambos líderes sindicales han querido exhibir una imagen de unidad contra lo que consideran un atropello del Gobierno y algo "demoledor para el crecimiento y el empleo". Han coincidido en su pronóstico de que el paquete de ajuste del Ejecutivo traerá más paro y no ayudará a escapar de la recesión. Pero también han querido mostrarse comedidos en cuanto a los pasos a dar para contestar los planes de ajuste. De hecho, ninguno de los dos ha empleado la palabra huelga general cuando han desglosado las medidas que preparan para hacer frente al tijeretazo, aunque Toxo sí ha indicado que "los órganos de dirección de CC OO y UGT estudiarán la posibilidad de otro tipo de acciones".

"No se van a poder cumplir las cifras de crecimiento económico ni para este año ni el próximo y, por tanto, va a afectar al paro, se va a incrementar el desempleo como consecuencia de la menor actividad económica", ha dicho el líder de CC OO. "Las aclaraciones que nos ha trasladado el presidente del Gobierno nos han ratificado totalmente en nuestra oposición y rechazo", ha concluido Méndez en la rueda de prensa en La Moncloa.

El dirigente de UGT también ha expresado su desencanto con el Gobierno de Zapatero y, al igual que Toxo, ha vaticinado un aumento del paro, actualmente en el 20% de la población activa. "Con estos sacrificios no se va a reducir el paro. Va a aumentar, probablemente, el nivel de desempleo, porque se va retrasar la recuperación", ha dicho en su comparencia al término de la reunión en Madrid. "Hemos empezado un camino que se sabe cómo empieza pero no cómo acaba, y eso es bastante grave y bastante preocupante", ha zanjado.

Lo cierto es que ahora la situación es confusa. Las medidas de Zapatero se ajustan a lo que en el manual del sindicalista es motivo de huelga: recorte de derechos de los trabajadores y pensionistas. Por otro lado, los sindicatos temen que el recorte de 15.000 millones de euros para 2010 y 2011 no se quede ahí, sino que tenga más episodios. "No nos consta que vaya a haber más medidas. Este camino se inicia con esto ahora. ¿Pero se van a satisfacer los mercados?", declaró Méndez. Esto lleva a los sindicatos a guardar la bala de la huelga general en la recámara.

Desde diversas fuentes se apunta al hecho de que la respuesta tiene que ser gradual. Y que dado que hay varios frentes abiertos, la negociación por la reforma laboral y la reforma de las pensiones en el Pacto de Toledo, no conviene quemar ya esa posibilidad, que además vetaría la posibilidad de llegar a un acuerdo laboral.

Así que, de momento, la respuesta sindical se limita al paro de los empleados públicos de toda España. Para calentar el ambiente, CC OO ha convocado concentraciones de funcionarios de toda España desde el próximo 20 de mayo.

Chaves y Salgado se contradicen

Zapatero incluyó ayer durante el anuncio de los recortes que aprobará el Ejecutivo la posibilidad de estudiar en el futuro medidas fiscales para que las rentas más altas paguen más impuestos. Zapatero fue poco preciso y hoy dos de sus vicepresidentes se han mostrado contradictorios al respecto.

Por un lado, la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, ha asegurado en Antena 3 que hoy por hoy "no está sobre la mesa" revisar la fiscalidad de las rentas más altas y que, en todo caso, será algo que se estudie "en el futuro". La vicepresidenta económica ha seguido así la línea marcada ayer por Zapatero.

Sin embargo, el vicepresidente tercero, Manuel Chaves, ha indicado en la cadena SER que ya se están estudiando medidas para "aquellos que más tienen" y que se adoptarán a "corto plazo" porque la rebaja del déficit público requiere del "esfuerzo de todos", aunque ha añadido que detallará y cuantificará estas propuestas más adelante.

En cuanto a la oposición, las medidas que el Gobierno llevará al próximo Consejo de Ministros han permitido al PP elevar el tono de la crítica. El vicesecretario de Comunicación de ese partido, Esteban González Pons, ha asegurado en Punto Radio que esta es "una legislatura quebrada y rota" y que ha "fracasado" un proyecto que comenzó con una "mentira de Zapatero", en referencia a la negación de la crisis que el entonces candidato socialista hizo durante la campaña electoral de 2008.

González Pons ha pedido hoy que se convoquen elecciones generales para que "el pueblo" pueda opinar sobre las medidas propuestas. "Zapatero ha abierto una crisis política de la misma magnitud que la crisis económica", ha concluido.