Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
El acoso al juez Garzón

Garzón recusa a Varela por parcialidad e interés en el pleito

El magistrado de la Audiencia Nacional pide que se aparte al instructor del proceso por haber orientado a las acusaciones particulares, Falange y Manos limpias. - "El juez no puede asumir procesalmente funciones de parte", afirma la defensa

El juez Baltasar Garzón ha recusado al magistrado del Tribunal Supremo Luciano Varela por parcialidad y por tener interés en la causa que instruye por supuesta prevaricación en el caso de la investigación de los crímenes del franquismo, según informaron fuentes de la defensa.

La base de esta recusación, presentada anoche, es el hecho de que Varela orientase a las dos acusaciones populares, Falange Española de las Jons y el pseudosindicato ultraderechista Manos Limpias, en la forma de presentar sus escritos de acusación contra el magistrado de la Audiencia Nacional. Los escritos, según el propio instructor, no se ceñían a los hechos e incurrían en valoraciones sobre circunstancias ajenas al proceso, por lo que les daba indicaciones y un plazo para acomodarlas a la legalidad. En ocasiones anteriores, escritos con defectos similares originaron la expulsión irrevocable del procedimiento, como ocurrió con el PP en el caso Filesa.

La intervención de Varela "no se encuentra amparada en ningún precepto de la normativa procesal vigente, y es manifiestamente ajena a las normas esenciales del procedimiento". Su actuación es por tanto nula, según el escrito de recusación, que alega como causa para apartar a Varela su parcialidad y su interés indirecto en el pleito. "El juez no puede asumir procesalmente funciones de parte", añade.

De hecho, según el escrito de recusación, Varela "requirió a Manos Limpias a que anulasen y excluyesen del tenor de su acusación nada menos que dos tercios de su contenido [cincuenta de sus setenta y cuatro páginas], lo que da idea de la relevancia de los defectos encontrados".

La intervención de Varela "no sólo es material sino que es parcial, por vulnerar de forma clara y decisiva la imprescindible neutralidad e imparcialidad que debe presidir la labor de un instructor". "Dar oportunidades atípicas y extraprocesales a una de las partes no es algo neutral", afirma el escrito, según el cual la actuación de Varela "perjudica" al imputado, al "facilitar la incorporación a los autos de unos escritos de acusación que sustituyan a unos iniciales que el propio Juez considera presentados con defectos materiales de argumentación". Esta conducta "sobrepasa los límites en los que se ha mover un proceso justo con todas las garantías", y "lesiona al derecho a la defensa".

De haber expulsado a las dos acusaciones, el proceso contra Garzón habría quedado sin contenido, puesto que el fiscal se opone a la acusación contra el magistrado. Falange fue expulsada ayer del proceso, en lo que las asociaciones de víctimas consideran una operación de maquillaje. Para ello, Varela utilizó una sutiliza legal, como es el plazo de presentación de un escrito, para no admitir las modificaciones que él mismo había sugerido. Pero se mantiene el proceso porque Manos Limpias sigue adelante, tras modificar el escrito inicial, siguiendo los consejos del magistrado instructor.