Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camps calla sobre el coste de la visita del Papa y los escándalos en RTVV

El presidente valenciano esquiva las preguntas de la oposición y las califica de "esperpento"

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, ha evitado esta mañana dar cuenta del coste de la visita del Papa a Valencia en 2006 y de los contratos que realizó RTVV con motivo del evento. El portavoz socialista, Ángel Luna, ha interpelado a Camps sobre las razones por las que guarda silencio tanto sobre los contratos que realizó Canal 9 con empresas que aparecen en el sumario del caso Gürtel como sobre la denuncia de tres periodistas contra el ex secretario general de la televisión autonómica Vicente Sanz por abusos sexuales.

"Lamento lo que voy a decir, pero no me cabe más opción", ha respondido Camps al portavoz socialista: "Esto es un esperpento". Respuesta que ha sido recibida con aplausos por parte de la bancada popular. El presidente valenciano se ha vuelto a refugiar en los sondeos electorales que le otorgan una amplia ventaja sobre los socialistas.

Luna ha acusado a Camps de "cobardía" y de "inmovilidad ante los abusos de poder". El portavoz socialista ha esgrimido el informe de la brigada policial contra el blanqueo de capitales donde se menciona el contrato de Canal 9 de la sonorización de los actos del Papa por el que la trama corrupta encabezada por Francisco Correa, encarcelado, logró unas comisiones ilegales de un millón de euros. Luna se ha referido también a la existencia de datos hallados en el pendrive del contable de Correa, en los que aparece una carpeta relativa a la visita del Papa a Valencia.

El portavoz socialista, además, ha reprochado a Camps que mantenga en su puesto al actual responsable del ente, José López Jaraba, pese a que ha incumplido "sus obligaciones fiscales hasta 28 veces", se ha negado a informar de los contratos relacionados con la estancia del pontífice, y se ha mostrado inactivo ante los abusos de poder por parte de Vicente Sanz en RTVV.

Camps ha insistido en que la Generalitat ha destinado a la visita de Benedicto XVI un total de 1,9 millones de euros, pero no ha explicado por qué ha aprobado en las últimas semanas otra transferencia a la fundación que organizó los actos de dos millones de euros. "Como todas las cuentas, las de la fundación son públicas y transparentes porque tienen fiscalización", ha afirmado. El presidente de la Generalitat ha argumentado que la visita del Papa tendría que haber sido una visita de Estado y que desde el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero "se intentó boicotear".