Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El acoso a Garzón

El vicepresidente del Poder Judicial cree que habría que suspender a Garzón de forma "automática"

Fernando de Rosa anunció que se abstendrá de las deliberaciones tras ser recusado por el magistrado por ser amigo de Camps

Pese a asegurar que no existe ningún tipo de enemistad manifiesta entre él y el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, el vicepresidente del Consejo General del

Poder Judicial (CGPJ), Fernando de Rosa, ha asegurado hoy que sería "sano" para la Justicia y la sociedad que el magistrado fuera apartado de sus funciones de manera cautelar y "automática" por las tres querellas contra él que estudia el Tribunal Supremo, según ha declarado hoy en Onda Cero.

De Rosa fue uno de los tres vocales recusados por Garzón para que no participaran en las deliberaciones sobre dicha suspensión. El juez de la Audiencia adujo entonces que el vicepresidente del Poder Judicial había cuestionado "continuamente" su labor instructora, lo que "le priva de objetividad de juicio" para decidir sobre la suspensión. Además, alega que Rosa tiene "amistad íntima" con uno de los interesados en la causa, el presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, de quien dijo que era "totalmente honorable". Asimismo, Garzón asegura que existe "relación de servicio" entre ambos pues Rosa fue consejero de Justicia en el gobierno valenciano.

De Rosa negó la mayor, al igual que otra de las vocales recusadas, Margarita Robles, aunque anunció su abstención en el proceso por el bien de la independencia del Consejo.

El vicepresidente del CGPJ ha reconocido durante la entrevista que es amigo personal de Camps aunque no cree que esta circunstancia le inhabilite para actuar con objetividad e independencia con Garzón.

De Rosa ha insistido en que "lo medular" de esta causa es si el juez de la Audiencia Nacional, con tres querellas en el Supremo, "puede seguir tramitando asuntos en su Juzgado" ya que nadie puede pensar que tiene "méritos adquiridos" para que la Justicia actúe con él "de forma diferente", y ha defendido su abstención en el procedimiento contra Garzón para eliminar cualquier sombra de duda sobre su independencia y objetividad.