Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez ordena prisión preventiva o 350.000 euros de fianza para Munar

La ex presidenta del Parlamento de Baleares niega que haya manejado dinero negro y culpa a su segundo en Unió Mallorquina

La Fiscalía Anticorrupción solicitó y el juez ordenó prisión preventiva, eludible con una fianza de 350.000 euros para Maria Antònia Munar, ex presidenta del Parlamento de Baleares, que deberá pagar antes del viernes. También le ha sido retirado el pasaporte. Además, el juez le impuso otra fianza civil, para hacer frente a los daños que haya podido causar, de 2,5 millones. Munar está imputada en el caso maquillaje sobre la presunta financiación ilegal de UM a través del desvío de fondos del Consell de Mallorca, que presidió desde 1995 hasta 2007, alternativamente con los votos del PP y del PSOE.

Munar, que estuvo 30 años en el poder, se derrumbó emocionalmente ayer ante el juez Juan Ignacio López Sola al escuchar la petición de cárcel y la acusación del fiscal Juan Carrau por los delitos de negociaciones prohibidas, malversación de caudales públicos, falsedad documental, prevaricación, cohecho y electoral. Durante su declaración, de más de tres horas, se declaró inocente. Dijo no tener ninguna relación con la trama ilegal que se investiga y culpó de todo a su antigua mano derecha en el Consell y en UM, el ex consejero de Turismo Miquel Nadal, a quien acusó de "mentir" y querer "congratularse con la fiscalía para hacerle daño político".

Nadal, imputado en éste y otros tres de los siete escándalos judiciales que implican a UM, pactó con los fiscales, se autoinculpó ante el juez y vinculó a su ex protectora Munar en el manejo de 300.000 euros de dinero en efectivo de UM. Nadal detalló que le entregó esta cantidad en su coche oficial para comprar la productora Vídeo U que poseía la televisión local de Mallorca para convertirla en pública. Además de Nadal, tres empresarios del sector audiovisual implicados en el caso acusaron a Munar de estar detrás de la trama. Tras negociar con el fiscal una reducción de pena, confesaron haber recibido los 300.000 euros en 2004, al ejecutar Nadal y Munar y sus testaferros familiares la compra de su productora Vídeo U.

La televisión fue rebautizada como [M], casi un logo de UM, el partido de Munar. Desde las arcas del Consell, la ex presidenta de Parlamento balear y Nadal concedieron a su propia productora y a M cerca de dos millones de euros en subvenciones sospechosas por facturas simuladas y programas no realizados. Además, empresas vinculadas a la televisión contrataron a militantes de UM para la campaña electoral de 2007.

Munar delegó en Nadal cualquier responsabilidad de lo que ante el juez consideró como un "marrón" y un "problema muy gordo" derivado de la compra de Vídeo U. Afirmó que la operación "no ayudó" a su formación y remachó que en la malla clientelar de UM no había "nadie de su confianza". Munar negó que manejara los fondos del partido y aseguró que sólo firmó talones en casos excepcionales. La ex presidenta del Parlamento balear aseguró que el ex propietario de la productora y operador en la trama con Miquel Nadal, Miquel Oliver, era socialista y desveló que el ex presidente balear del PP Jaume Matas decretó su marginación total. A Oliver "ni agua", dijo Matas, según Munar.

Por otra parte, la juez dictó ayer fianza de 100.000 euros para el ex consejero de Turismo Francesc Buils, también de UM, implicado en el caso Voltor, por malversación y cohecho. La misma cantidad tendrán que pagar dos empresarios informáticos de la firma Minser y el promotor inmobiliario y de medios de comunicación Jacinto Farrús, de la confianza de Jaume Matas.