El juez Marlaska encarcela a 12 mafiosos rusos

El jefe del grupo mafioso desarticulado ayer se escapó por falta de cooperación de Grecia.- Uno de los hermanos Shushanasvili quería hacerse cargo de la organización de Kalashov, en libertad bajo fianza

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande Marlaska ha ordenado esta noche el ingreso en prisión de 12 de los 24 detenidos en España como miembros de un grupo de la mafia rusa. Uno de los encarcelados es Kakhaber Shushanasvili, uno de los jefazos de la organización criminal, al que acusa como al resto de sus secuaces de asociación ilícita, blanqueo de capitales, delito contra la hacienda pública, asesinato en grado de conspiración, lesiones, amenazas, extorsiones o robo con fuerza. Es decir, que les acusa por todas las actividades típicamente mafiosas que estaba desarrollando ese grupo mafioso por toda Europa.

Grande Marlaska ha decretado la libertad para otro de los detenidos y ha dictaminado que Kateryna Myerkova podrá eludir la entrada en prisión si deposita una fianza de 20.000 euros. El resto de los detenidos pasará a disposición judicial mañana por la mañana. Las actuaciones permanecen secretas.

Más información
Una extensa red criminal
Tan cerca del Kremlin, tan lejos de la justicia
España juzga a la mafia rusa
La Fiscalía española dice ahora que Grecia sí colaboró en la operación contra la mafia rusa
Detenidos seis capos de la mafia rusa en Cataluña

La operación contra un grupo mafioso ruso ejecutada ayer en varios países europeos, entre ellos España, donde fueron detenidas 24 personas, ha dejado un cabo suelto. Según ha informado hoy el fiscal jefe Anticorrupción, Antonio Salinas, el máximo jefe de la organización, Lasa Shushanasvili, consiguió huir por falta de cooperación de las autoridades griegas. Actualmente, se encuentra en paradero desconocido.

Pese al borrón, la operación Java se saldó con más de 80 arrestos en toda Europa, 24 de ellos en España, donde cayó el hermano del huido Lasa, Kakhaber Shushanasvili, quien dirigía la rama europea de la organización desde Gavà, Barcelona, donde estaba ubicada la caja europea de la banda, a la que contribuían las ramas de diferentes países: Austria, Alemania, Reino Unido, Francia, Suiza, Italia, Turquía y Holanda.

Estos dos hermanos no sólo dirigían el grupo. Según el comisario Eloy Quirós, uno de ellos iba a asumir la dirección de un grupo mayor, el comandado por uno de los siete principales líderes del crimen organizado de la extinta Unión Soviética, Zakhar Kalashov, que ahora está en libertad bajo fianza pendiente de una sentencia por blanqueo.

Tal y como ha relatado Salinas, cada país guardaba los beneficios obtenidos de las actividades delictivas que practicaban (robo de artículos de lujo, sobre todo joyas) aunque enviaban una parte a esta caja central de Barcelona donde además se fundía el oro robado para mandarlo luego a la caja mundial.

Desde España se gestionaba además el blanqueo de los fondos que conseguía el grupo a través de joyerías, restaurantes, servicios de paquetería y talleres de vehículos.

Por estos motivos, el eje central de la operación se ha desarrollado en España. Una operación que, según el comisario Eloy Quirós, es cuantitativamente la más importante en Europa contra la mafia rusa con la intervención de más de 170 efectivos policiales sólo en España, entre los que se encontraban unidades de la Ertzaintza y de los Mossos d'Esquadra. El operativo registró joyerías en Barcelona y Valencia, así como un negocio de compra-venta en esta última ciudad.

En total, el número de detenidos en toda Europa podría alcanzar los 90. Según ha destacado Quirós, la operación comenzó a las seis de la mañana de forma coordinada en siete países y dos horas después estaba detenido el 80%.

Vídeo de las detenciones practicadas por la policía autonómica durante 'La operación Java'
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS