Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un abogado pide a Aguirre que declare la siesta Bien de Interés Cultural

En caso de respuesta afirmativa, pide que se instalen camas en las vías públicas

Daniel Dorado, un abogado especializado en la protección de animales, presentó esta semana un escrito en las oficinas de Registro de la Comunidad de Madrid en el que solicita que la siesta sea declarada un Bien de Interés Cultural, ya que considera que reúne las mismas condiciones para ello que la fiesta taurina.

Dorado ha puesto en marcha esta iniciativa después de que la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, decidiera declarar las corridas de toros como Bien de Interés Cultural ante la posibilidad de que éstas pudieran ser prohibidas en Cataluña.

Uno de los argumentos empleados por Dorado es que la siesta supone "un hecho cultural de especial relevancia y significación, un evento que se encuentra por derecho propio entre los acontecimientos de especial significación, un arte que merece protección".

El letrado indicó que, como los toros, esta práctica "ha estado desde tiempo inmemorial en la cultura española e internacional", y ha sido reivindicada por el novelista y Premio Nobel Camilo José Cela, que la denominaba 'yoga ibérico' y que afirmaba que había que realizarla 'con pijama, Padrenuestro y orinal', así como por figuras de la talla de Albert Einstein y Winston Churchill. "Por desgracia, la siesta se ve amenazada en la actualidad por un ritmo de vida frenética. Si desaparece, nuestro país se tambaleará y llegará al caos", indicó.

Además, alegó que sus representantes se extienden por la Comunidad de Madrid y el resto de España, "por lo cual cumple los requisitos de ser considerada un Bien de Interés Cultural, previstos en el artículo 8 y 9 de la Ley de 10/1998 de 9 de julio de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid".

Dorado indicó que, en caso de declararse el 'yoga ibérico' como BIC, el Gobierno regional tendría la obligación de "favorecer su ejercicio mediante, por ejemplo, la instalación de camas en la vía pública". "También que se promuevan programas de divulgación escolar sobre la misma, quizás en asignaturas como Matemáticas", agregó.

"Si se está tramitando un expediente para que sea considerado un Bien de Interés Cultural el dar muerte y provocar un terrible sufrimiento a toros, así como al resto de animales obligados a participar en la tauromaquia, con más motivo cabe su tramitación respecto a la Siesta, ya que esta no supone el perjuicio de ningún individuo con la capacidad de sufrir y disfrutar", señaló Dorado.

El abogado pretende, con este registro, criticar los argumentos que la Comunidad ha empleado para declarar BIC la Fiesta Nacional. "No sólo los animales víctimas de la tauromaquia merecen respeto. El resto de animales también poseen la capacidad de sufrir y disfrutar, motivo por el cual sus intereses deben ser tenidos en consideración. Es necesario que cambiemos nuestra relación con los animales, lo cual implica entre otras cosas que nos replanteemos nuestros hábitos de consumo", concluyó.