Una mujer feliz y solidaria

Alicia Gámez, funcionaria en un juzgado, dedica buena parte de su tiempo a acciones solidarias

Alicia Gámez Guerrero pensará que está soñanado cuando vuelva a dormir, previsiblemente esta noche, en su cama, después de permanecer desde el pasado 29 de noviembre en manos de los terroristas de Al Qaeda en el Magreb (AQMI). La mujer liberada hoy en Malí, de 45 años, vive en L'Hospitalet de Llobregat, la segunda ciudad de Cataluña en número de habitantes. Desde hace unos 20 años trabaja como funcionaria de Justicia en el juzgado de primera instancia número 26 de Barcelona, igual que su hermano.

Está separada y no tiene hijos. Además de trabajar con extrema dedicación y discreción en el juzgado, Gámez dedica buena parte de su tiempo a los proyectos de cooperación. Sus compañeros la definen como una "buena persona" y una "mujer feliz".

Más información

Gámez participa en la caravana solidaria por África occidental desde que ésta empezó a funcionar, en el año 2000. Es miembro de la junta de la ONG Barcelona Acció Solidària y es una de las más activas en el blog de la entidad, en el que explica el día a día de las expediciones. Sus compañeros la despidieron un viernes 13 de noviembre, como cada año, sin aspavientos.

Pero su ausencia ha sido esta vez un poco más larga de lo normal. En diversas ocasiones, los funcionarios se han concentrado frente a la novísima Ciudad de la Justicia de Barcelona para exigir su liberación.

Alicia Gámez, la cooperante secuestrada, junto a otros dos compañeros en Mauritania y trasladados después a Malí.
Alicia Gámez, la cooperante secuestrada, junto a otros dos compañeros en Mauritania y trasladados después a Malí.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción