Una carrera hacia la excelencia

Barcelona es hoy el escenario de un maratón con éxito de participación y atletas ilustres

Un 25% más de participantes que el año pasado y casi el triple que en 2006. Trigésima edición y posibilidades reales de que algún atleta baje el tiempo conseguido por Abdeslam Serrokc 12 años después. Barcelona corre hoy la prueba de los 42.195 metros con la clara intención de equipararse a los grandes maratones de Nueva York, Londres, Berlín o París.

Aunque el maratón del año pasado no llegó al objetivo que se había marcado (10.000 participantes), las expectativas se han superado esta vez, pues los organizadores no esperaban llegar a congregar a tantos atletas. Es la quinta edición que RPM Racing y ASO la organizan, junto con el ayuntamiento de Barcelona, y en este periodo la participación ha aumentado en más de 7.500 personas. Pere Alcober, concejal de deportes del ayuntamiento, ensalzó la prueba y explicó que ésta constituye el principio de una serie de iniciativas que se deben tomar en el marco de los objetivos que la ONU ha establecido para el milenio. "Barcelona no podía continuar siendo la capital mundial del deporte sin un gran maratón", asegura Alcober.

Para aumentar el caché, la organización ha optado por contar con un grupo de atletas kenianos para que intenten batir el récord de la carrera (2h 10m). Entre ellos destaca Bernard Barmasi, que rebajó el récord mundial en carrera de obstáculos y Jackson Kobut. Ambos avalan marcas inferiores. Desde que Abdeslam Serrokc completara la vuelta en 2h 9m 48s en 1998 en la categoría masculina, y Ana Isabel lo hubiera hecho un año antes en 2h 30m 04s en la femenina, nadie ha logrado batir sus tiempos.

Otro atleta mediático, aunque no aspire a ganar, es Stefaan Engels, Marathonman. En su caso, lo de menos es la marca, y Barcelona es sólo otro eslabón. Su meta es terminar el año completando un maratón cada día. Como en ediciones anteriores y acorde con las normas de la Federación Española de Atletismo, la organización pone a disposición de los concursantes zonas de avituallamiento cada cinco kilómetros. Esta vez, como novedad, se pone en práctica el concepto de ecomaratón, que consiste en la aplicación de un conjunto de medidas destinadas a minimizar el impacto de la prueba sobre el medio ambiente.

Desde las ocho y media de la mañana, los participantes tendrán seis horas para completar el recorrido, con salida y llegada en la avenida Reina María Cristina, tras pasar por la Sagrada Familia, la zona de el Fòrum y plaza Catalunya, entre otros lugares.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS