Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cadenas no podrán emitir programas de esoterismo en horario infantil

El Senado aprueba también que los espacios con juegos de azar y apuestas se programen de diez de la noche a siete de la mañana

Las televisiones sólo podrán emitir contenidos relacionados con el esoterismo y la paraciencia entre las diez de la noche y las siete de la mañana, según una enmienda transaccional al proyecto de Ley Audiovisual que ha aprobado este viernes la Comisión Constitucional del Senado. Todos los grupos han considerado conveniente sacar del horario infantil protegido estos espacios "que se aprovechan de creencias y supersticiones y que utilizan el esoterismo y las paraciencias de modo que el público pueda darles viso de realidad", según señala la enmienda de Entesa Catalana de Progrés, grupo del que partió esta propuesta.

Se trata de una medida que entraña desbaratar la parrilla de un gran número de cadenas existentes en España, sobre todo locales, que ahora mismo sustentan el grueso de su programación en programas de esta naturaleza.

Dicha Comisión además ha aprobado que los juegos de azar y apuestas, salvo los que tengan finalidad pública, únicamente se podrán emitir entre la una y las cinco de la mañana. Quedan excluidos de la obligación los sorteos de la Lotería del Estado y la ONCE. A las restricciones se añade también como novedad que tanto para los espacios de esoterismo como para los juegos, las cadenas "tendrán responsabilidad subsidiaria sobre los fraudes que se puedan producir a través de estos programas".

Todos los prestadores de servicios de televisión, incluidos los de pago, deberán utilizar para la clasificación por edades, una codificación digital que permita el control de los padres. En cuanto a los derechos del menor, la Comisión Constitucional de la Cámara Alta también ha aprobado que las cadenas deberán utilizar para la clasificación por edades una codificación digital que permita el control de los contenidos por los padres. La enmienda exige sobretodo que se debe posibilitar el control parental en aquellos programas que incluyan escenas de pornografía o violencia gratuita.