Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pepsi no se anunciará en la Super Bowl por primera vez desde 1987

La pasada edición del evento deportivo reunió a 98,7 millones de telespectadores

Las bebidas de la compañía Pepsi no se anunciarán por primera vez desde 1987 en la Super Bowl, la final de la liga estadounidense de fútbol americano y un acontecimiento en el que cuesta decenas de millones de dólares colocar un anuncio, según el Wall Street Journal.

La empresa da así un cambio en su política publicitaria, centrada en dominar los anuncios emitidos durante la popular final deportiva, y deja el camino libre a su rival Coca-Cola, que, según el rotativo, ultima ya los detalles de su presencia en la Super Bowl de la mano de los personajes de la serie de animación Los Simpson.

"En 2010 cada una de nuestras marcas de bebidas contará con una estrategia y una plataforma publicitaria que se alejarán de un sólo acontecimiento", ha explicado al diario Frank Cooper, uno de los vicepresidentes de Pepsi, y ha dicho que sí que anunciará en el evento los productos de su conocida marca de aperitivos Doritos.

La Super Bowl, cuya próxima edición emitirá la cadena CBS el 7 de febrero de 2010, es la culminación de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), un acontecimiento que siguieron por televisión este año 98,7 millones de personas y que constituye uno de los días más lucrativos del año en publicidad para el canal que la retransmite.

Su nueva campaña publicitaria

"Nuestra nueva táctica no es una condena a la Super Bowl, pero es que sería muy difícil explicar nuestra nueva campaña publicitaria en un anuncio de treinta segundos", ha añadido Cooper.

Durante 23 años, Pepsi ha aprovechado ese partido para lanzar millonarias y atrevidas campañas publicitarias para promocionar sus bebidas gaseosas, muy populares en Estados Unidos, que han tenido como protagonistas a todo tipo de personajes famosos, como la cantante Britney Spears o la modelo Cindy Crawford.

La compañía, que se gastó el año pasado 74,6 millones de dólares (unos 52 millones de euros) en publicidad, fue el mayor anunciante en la última edición de la Super Bowl, mientras que Coca-Cola se había mantenido alejada del evento durante ocho años, pero volvió a anunciarse en él en 2007.

Pepsi Refresh Project, una publicidad ligada a proyectos sociales

Los responsables de Pepsi han explicado al Wall Street Journal que el cambio de estrategia encamina a la empresa hacia un modelo de publicidad ligado a proyectos sociales que iniciará en las próximas semanas con un programa llamado Pepsi Refresh Project, que cuenta con el objetivo de entregar fondos a proyectos comunitarios.

Pepsi ha asegurado que, de momento, ha destinado 20 millones de dólares (unos 13,9 millones de euros) que dedicaba a publicidad a ese proyecto, con el que pretende financiar causas sociales propuestas por sus consumidores y puso como ejemplo la publicación de libros para estudiantes de educación secundaria que los ayuden a mejorar su escritura.

"La compañía espera que esta nueva campaña le ayude a reanimar las ventas de algunas de sus marcas más potentes en Norteamérica", cuenta el diario, que subraya que el refresco de cola que da nombre a la compañía sufrió un descenso del 7,3% en sus ventas durante los primeros nueve meses de 2009.

La empresa, con sede en Nueva York, ha asegurado también que el próximo año gastará un 60% más que en 2009 en anuncios en Internet, ya que cree que es la mejor manera de llegar al público joven, el sector que mayor interés le despierta a la compañía.

Every Pepsi Refreshes the World (Cada Pepsi refresca al mundo) será además el nuevo lema que explote la compañía de bebidas en sus nuevos anuncios.

La empresa de paquetería Fedex ya ha anunciado que tampoco anunciará sus servicios en la próxima final de la Super Bowl, debido a una política de "contención de costes", según el Wall Street Journal.