Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Haidar, "feliz" por la visita de cuatro primos llegados de El Aaiún

La saharaui lleva cuatro semanas de huelga de hambre y ya ha pasado un mes desde su expulsión desde la ciudad de El Aaiún

Aminetu Haidar ha asegurado a sus personas de confianza sentirse "feliz" por la visita de cuatro primos suyos que llegaron a Lanzarote desde El Aaiún este domingo sobre las seis de la tarde. Los cuatro, hermanos entre sí, entraron al cuarto donde duerme la activista saharaui y permanecieron con ella por espacio de dos horas aproximadamente. Según ha trascendido, querían interesarse por su estado de salud y transmitirle su apoyo.

Se trata de Ayach, Erguebi, Tutu y Makhtara Haidar, dos hombres y dos mujeres, todos hijos de Hmadi Haidar, hermano del padre de Aminetu. A su llegada fueron recibidos con el tzakrit, el tradicional grito de celebración saharaui, por parte de las compatriotas de la activista que se encontraban en el aeropuerto lanzaroteño.

Al final del encuentro, tres miembros de la plataforma de apoyo, Guillermo Toledo, Carmelo Ramírez y Fernando Peraita, y la abogada de Haidar, Inés Miranda, han entrado también en el cuarto. Según Toledo, esta reunión "le ha dado a Aminetu mucha energía y mucha fuerza y ha sido muy beneficiosa para ella".

Emocionados

Los primos de Aminetu salieron muy emocionados tras la larga conversación que mantuvieron en el interior del cuarto, encuentro que podría repetirse en los próximos días dado que han anunciado su intención de permanecer en Lanzarote durante una semana. Su relación con la activista de Derechos Humanos es muy estrecha, dado que se criaron juntos y tienen aproximadamente la misma edad.

Éste fue, sin duda, el momento más intenso del día para Aminetu Haidar, que ha cumplido cuatro semanas de huelga de hambre (28 días) y un mes desde su expulsión desde la ciudad de El Aaiún, que tuvo lugar el pasado 13 de noviembre. Además, Haidar tenía previsto telefonear a la joven sevillana que se ha puesto en huelga de hambre indefinida en solidaridad con ella, para agradecérselo y pedirle que renunciara a esta medida de protesta.

Este domingo también viajó hasta Lanzarote el periodista y director de documentales Pedro Barbadillo, quien acompañaba a Haidar en el avión que la llevó hasta El Aaiún el pasado 13 de diciembre y que fue retenido siete horas, durante las cuales la policía marroquí le sometió a un intenso interrogatorio y le requisó dos cintas de vídeo. Barbadillo estaba realizando un documental sobre la activista saharaui, del que un avance de media hora será emitido el próximo domingo en TV3, y en el que aparece el instante en que Aminetu entregó su pasaporte a la Policía marroquí, grabado con una cámara oculta.

"No es cierto que ella rompiera su pasaporte o que lo despreciara, como se ha dicho. Un agente de policía se lo pidió mientras estaba en la cola y ella se lo entregó", dijo Barbadillo. "A mí me acusaban de haber puesto en peligro la seguridad de Marruecos por grabar la bajada de Aminetu del avión. Me sometieron a mucha presión, con hasta 40 policías dentro de aquella sala", recuerda.

Finalmente, las autoridades marroquíes dejaron libre a Barbadillo, aunque le dijeron que lo iban a denunciar por grabar en la pista del aeropuerto sin autorización. Dado que no podía sacar su equipo de la terminal hasta que no consiguiera un permiso para grabar en El Aaiún, decidió regresar a Canarias aquella misma noche.

Otras visitas

Aparte de sus primos, otras dos delegaciones acudieron hasta Guacimeta para trasladar mensajes de apoyo a la activista, la primera del sindicato ELA y la segunda integrada por senadores y cargos del Partido Socialista Canario (PSC-PSOE).

El senador socialista Arcadio Díaz Tejera, que encabezaba este último grupo, aseguró que en este tema ha habido "un conjunto de errores" e instó al Gobierno español, "desde el apoyo y la lealtad" a "insistir en sus gestiones para ser más efectivos" y evitar un fatal desenlace, lo cual representaría "un fracaso de la comunidad internacional y del Estado de Derecho".

Díaz Tejera también dijo que el Gobierno de Marruecos había adoptado "una decisión incorrecta al deportar de esta manera a la señora Haidar" y rechazó pedir a la activista que abandonara su protesta. "Ella es dueña de su vida, aunque nosotros pensamos que la mejor forma de seguir luchando por su causa es hacerlo viva", aseguró.