Los 40 celebran la fiesta de la música

Shakira y Black Eyed Peas triunfan en la gala organizada por la cadena de radio a la que también asistieron Nelly Furtado y Robbie Williams - La taquilla se destinará a un proyecto de Ayuda en Acción

Siempre hubo clases. Los músicos españoles llegaban anoche al Palacio de Deportes de Madrid en coches muy aparentes, pero el señorial Mercedes de cristales tintados escondía en su interior a una de las más rutilantes estrellas internacionales de la canción, la canadiense Nelly Furtado. "¡Nelly, te quiero!", le chilló apostada contra la valla Laura, una vallisoletana de 17 años que llevaba un par de horas esperando. Los chillidos de los seguidores, cada vez que irrumpía un artista por la plaza, podían escucharse a más de 100 metros de distancia.

Faltaban pocos minutos para que echase a andar la cuarta gala de los Premios 40 Principales, la mayor colección de celebridades musicales que se gasta en la Península. Los galardones se conceden en casi todas las categorías por votación popular, así que el fervor de sus incondicionales fue el que propició que la colombiana Shakira y Black Eyed Peas, los hiphoperos de Los Ángeles, se convirtieran en los grandes triunfadores de la noche, con un par de estatuillas cada uno.

Más de 11.000 chavales habían reventado las taquillas tres semanas antes para acudir a la fiesta de la principal radio musical española. La taquilla servirá para financiar un proyecto de música y deporte en Colombia que patrocina Ayuda en Acción. Otro motivo más para que Shakira, la gran estrella de la velada, luciese toda la noche una sonrisa divinísima.

La intérprete de Loba llegó a Barajas en avión privado y aprovechó para recordar que sus visitas a Madrid siempre incluyen un ratito de carreras aeróbicas por el parque del Retiro. El otro cantante que hizo uso de su aeroplano personal fue el británico Robbie Williams. Trajeado y chuleta como sólo él siempre ha sido, el redivivo ex integrante de Take That abrió las actuaciones con su nuevo disco, Reality killed the video star, y no tardó ni un minuto en recoger un sujetador negro que le lanzaron desde las primeras filas.

La gala fue intensa en decibelios, gritos desaforados y el aleteo de esos aplaudidores naranjas y alargados que los patrocinadores habían repartido entre la chavalería. Además de Williams, que hasta tarareó la sintonía de Los 40, ofrecieron miniconciertos otros dos solistas: la donostiarra Amaia Montero (ganadora de uno de los premios) y el rubiales británico James Morrison, que actuaba por vez primera en Madrid después de que una indisposición le obligara a cancelar su concierto del pasado mes de octubre.

La nómina de ganadores de la noche de la música de Los 40 Principales la engrosaron grandes del pop-rock español como Pereza, Macaco, Fito y Fitipaldis, Efecto Mariposa o Calle París, los hijos de Georgie Dann, estos últimos en la categoría de grupo revelación de la temporada.

En las gradas sólo se lamentó la ausencia a última hora de La Quinta Estación porque su cantante, Natalia, se puso pachucha. Pero como en su lugar se dejaron ver José y David Muñoz, los hermanos de Estopa, fue fácil recuperar la sonrisa de todos los asistentes.

Robbie Williams ha hecho vibrar al auditorio del Palacio de los Deportes con dos temas de su último disco y con su gran éxito <i>Feel</i>
Robbie Williams ha hecho vibrar al auditorio del Palacio de los Deportes con dos temas de su último disco y con su gran éxito <i>Feel</i>EFE
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS