Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CEAR denuncia supuestos casos de tortura a inmigrantes en Valencia

La organización ha trasladado a Interior los relatos de presuntas agresiones a inmigrantes ya deportados por parte de un policía en el centro de Zapadores.-El ministerio niega malos tratos en los centros de internamiento

Un informe elaborado por la Comissió d'Ajuda al Refugiat-PV (CEAR) destaca "evidencias graves de malos tratos y torturas en los centros de internamiento de extranjeros de Valencia y Madrid". Esta conclusión es el resultado de una investigación financiada con fondos europeos para analizar el funcionamiento de estos centros, encargada en España a la CEAR, que también denuncia el hacinamiento existente en las celdas, falta de asistencia jurídica adecuada, de información sobre el derecho de asilo o de identificación de los policías, lo que influye determinantemente en la "indefensión" que sufren los internos.

Según esta entidad, en el caso de las instalaciones de Zapadores de Valencia "puede afirmarse más allá de la duda que, de las alrededor de diez situaciones en que los internos han descrito golpes o malos tratos, en al menos dos casos existen evidencias concordantes de torturas por, al menos, tres versiones cruzadas independientes coincidentes no sólo en forma y fondo, sino en detalles que difícilmente podrían saberse de no haber sido la persona testigo de la experiencia".

De este modo, según la coordinadora territorial Sara Verdú, "se considera que hay suficientes indicios en dos casos: el domingo 9 de agosto de 2009, sobre las 12 de la noche hubo un episodio de castigo colectivo y torturas a varios internos de la habitación a cargo de un agente de policía de servicio masculino, con una agente femenina como testigo connivente". Verdú afirma que el funcionario de policía "es descrito por varios testigos como de estatura media, corpulento, con el pelo rapado, perilla, cejas rubias y ojos claros".

La comisión, indica la responsable del CEAR, solicitó hablar con él, "a lo que accedió, negándose en la entrevista a dar su nombre o número de identificación". En la entrevista se indagó por sus opiniones sobre el funcionamiento del centro, suministrando "información anodina". También alrededor del día 11 o 12 del mismo mes, "el mismo funcionario de policía infligió torturas a dos internos que se encontraban en la habitación 3 leyendo el Corán. La paliza dejó hematomas y problemas de movilidad en ambos, que pudieron ser vistos por la mayoría de internos del CIE en el desayuno, según testimonios de personas de diferentes habitaciones".

Las dos situaciones recogidas ocurrieron quince días antes de la visita de CEAR al centro de Zapadores y dado que los internos, todos ellos personas sin documentación, permanecen un máximo de cuarenta días en las instalaciones y que casi todos los implicados en las palizas fueron expulsados en los días siguientes, "es imposible saber desde cuándo se vienen sucediendo este tipo de prácticas".

La investigación que recoge estos casos de posible tortura ha sido remitida a la Secretaría de Estado de Interior para que se "depuren responsabilidades", ha afirmado Verdú. Además de estos casos, la inspección llevada a cabo por CEAR recabó situaciones como hacinamiento en las celdas, la ausencia de inodoros que obliga a los internos a usar botellas de agua vacías por la noche para hacer sus necesidades por la noche, ausencia de intercomunicadores que permitan solicitar salir al aseo común; falta de intimidad en baños; humedades en diferentes habitaciones y ausencia de luz natural y que no se entrega ropa o zapatos. También se han detectado "zonas grises" en la videovigilancia; la imposibilidad de los internos de tener acceso directo al fiscal o al juez y la existencia de celdas de aislamiento, pese a no ser un centro penitenciario.

Interior niega malos tratos en los centros de inmigrantes

El Ministerio del Interior niega que los extranjeros sufran malos tratos en los centros de internamiento. Según una nota hecha pública por el ministerio tras la divulgación del informe de CEAR, "siempre que se tiene conocimiento de cualquier episodio de malos tratos en un CIE (Centro de Internamiento de Inmigrantes), la dirección del centro, en todos los casos y sin excepción, lo comunica inmediatamente a la Autoridad Judicial y se inicia una investigación". Interior concreta que de los casos denunciados, "únicamente" tuvo constancia del incidente ocurrido el 29 de mayo de 2009 en el centro de internamiento de Madrid, del cual se instruyeron diligencias "que fueron remitidas a la autoridad judicial". "En el resto de supuestos casos de malos tratos no se tiene constancia de su existencia ni se interpuso denuncia alguna", subraya el comunicado en relación con los casos del centro de Zapadores de Valencia.

"Como consecuencia de la información aportada por este estudio, el Ministerio del Interior ha ordenado las correspondientes investigaciones internas para determinar la existencia de responsabilidad penal o disciplinaria por parte de algún funcionario, sin que hasta la fecha se haya podido acreditar ni tan siquiera la existencia de los episodios denunciados", añade Interior.

Según la Delegación del Gobierno en Valencia, estas investigaciones ya se han realizado. Sobre el informe de CEAR, el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Ricardo Peralta, ha destacado que no hay "nada que ocultar" en el centro de internamiento de Zapadores, en Valencia, y ha subrayado que es "ofensivo para el funcionamiento del sistema" hablar de torturas. "No tenemos nada que ocultar, nada", ha concluido.

Más información