Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Herido por bala un guardia civil en Navarra

El agente presenta una herida en el brazo que no reviste gravedad y se encuentra en estado "favorable".- La hipótesis de un atentado pierde peso, según fuentes de la lucha antiterrorista, y no se descarta que se trate de un montaje

La investigación de los hechos ocurridos la pasada madrugada en la casa cuartel de la Guardia Civil en Leitza, Navarra, continúa abierta. Conforme pasan las horas, la hipótesis de que se trate de un atentado pierde peso, según fuentes de la lucha antiterrorista. El instituto armado está tratando de esclarecer las circunstancias en la que un guardia civil ha resultado herido de bala. Según la primera versión de los hechos, a partir del relato del agente herido, sobre las 3.30 se habría producido un tiroteo cuando una o varias personas se disponían a colocar un artefacto ante el edificio de la Benemérita en la localidad navarra. El agente ha sido trasladado a un hospital con una herida de bala en el brazo izquierdo.

Las mismas fuentes han añadido que, aunque la investigación continúa en marcha, toma fuerza la posibilidad de que se trate de un montaje creado por el propio agente ya que se ha constatado que la munición encontrada en el lugar de los hechos es la habitual en la Guardia Civil y no la que emplea ETA. Además, el artefacto localizado con la luz del día a 100 metros de la casa cuartel es un tubo de PVC, que trata de simular un lanzagranadas, y no cuenta con ninguno de los dispositivos que suelen contener estas armas.

La investigación también ha esclarecido que el disparo recibido por el agente habría sido efectuado a tan solo un metro de distancia. Además el chaleco antibalas del herido presenta un impacto de proyectil, supuestamente recibido en el mismo tiroteo, pero el agente no tiene ningún hematoma en el tórax, como es habitual cuando se reciben impactos de este tipo.

El agente herido ha sido trasladado al Hospital de Navarra, en Pamplona, donde ha sido operado por la herida en el brazo izquierdo. El director médico del centro sanitario, Ignacio Yurs, ha comentado que el agente, quien permanece ingresado en planta, ha llegado al centro "consciente" y en "buen estado de salud" y que presenta un estado "favorable".

La Guardia Civil está rastreando con perros el monte cercano a la casa cuartel, que ha sido acordonada con una perímetro de seguridad de unos 20 metros. Los agentes han encontrado a unos 100 metros de la casa cuartel lo que parecía un dispositivo lanzagranadas a medio montar.

La casa cuartel de Leitza sufrió un atentado terrorista en 2002. El 24 de septiembre de ese año, el agente Juan Carlos Beiro murió en una explosión al intentar retirar una pancarta de uno de los muros del edificio que resultó ser una trampa de ETA.