Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia condena a 30 años de cárcel a Susper, ex jefe militar de ETA

Es la tercera sentencia de cárcel contra el terrorista, que ya fue condenado en Francia a sendas penas de 30 y 15 años

El Tribunal Especial de lo Penal de París ha condenado este jueves a 30 años de prisión al que fuera jefe del aparato militar de ETA Ibón Fernández Iradi, Susper, que ya ha sido condenado en dos ocasiones por la justicia francesa. Además, el tribunal impone penas que oscilan entre los 18 y los cinco años de cárcel para los otros seis presuntos miembros del aparato militar juzgados junto a él.

La pena de Fernández Iradi (37 años), que tiene abiertas diversas causas en España, se fusionará con otra condena a 15 años que había sido dictada contra él en Francia en 2008 y a efectos de su cumplimiento sólo prevalecerá la pena dictada hoy. Esa pena de 30 años se sumará a otra, también de 30 años de prisión, dictada igualmente el pasado año, por herir gravemente a un gendarme en noviembre de 2002.

En esta ocasión, el etarra respondió ante la justicia francesa por los delitos cometidos desde que se puso al frente del aparato militar tras escaparse de la comisaría de Bayona -tras su primera captura- en diciembre de 2002 hasta que cayó por segunda vez casi un año después.

Tanto él como el resto de encausados fueron condenados por asociación de malhechores con fines terroristas, tenencia de armas y explosivos, portar documentos falsificados, receptación de vehículos procedentes de robos, aunque no por el de tentativa de extorsión de fondos referido a la supuesta acción del aparato militar para el cobro de lo que se conoce como el impuesto revolucionario, en este caso a un centenar largo de empresas a las que la banda había exigido entre 30.000 y 360.000 euros a cada una.

Además, el tribunal impuso penas que oscilan entre los 18 y los cinco años de prisión para los seis miembros del aparato militar de la banda juzgados junto a él. Entre ellos, Gorka Palacios Alday, Andoni o Nagi, de 35 años y presentado como el jefe de los comandos de ETA en ese momento, que fue condenado a 18 años de prisión.