Dívar aboga por "eliminar tantos garantismos" que provocan retrasos en la Justicia

El presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ apuesta por un ordenamiento jurídico que confíe en los jueces

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Dívar, ha abogado por "un ordenamiento jurídico que confíe en los jueces y que elimine tantos garantismos" que provocan retrasos en la Justicia. Durante la inauguración en Santiago de las VI Jornadas Nacionales de Comunicación y Justicia, organizadas por el CGPJ y el Tribunal Superior gallego, Dívar ha encontrado una causa al deterioro de la imagen de la Justicia: "Llevamos décadas en las que la Administración de Justicia ha sido dejada. No todo es dinero en la vida. Hacen falta medios económicos, nuevas unidades de jueces; pero un juez no se improvisa, tiene que tener vocación y amor a la Justicia y ambas cosas no se consiguen de repente".

Preguntado por la decisión del Supremo de que los ciudadanos tengan derecho a ser indemnizados por las dilaciones indebidas del Tribunal Constitucional en los recursos de amparo, el magistrado ha contestado que él respeta "toda decisión". Y ha asegurado que entre el Constitucional y el Supremo no hay enfrentamiento, aunque "pueda haber momentos en que haya algún malentendido".

Respecto a la sentencia que el Tribunal Constitucional debe dictar sobre el Estatuto de Cataluña, ha señalado que no conoce las razones por las que este tribunal aún no ha dictado una resolución y ha añadido que como el Supremo también tiene retrasos no puede entrar "en los retrasos que puedan tener otros Tribunales".

También ha censurado las filtraciones a la prensa de asuntos judiciales y ha pedido "responsabilidad moral y ética" a los medios.

Por otra parte, el presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, ha firmado esta mañana, en una conferencia organizada por The Economist, que la Administración de justicia "como servicio público ha sido olvidada". Zapatero -que lleva más de cinco años en el Gobierno- ha considerado que hay un "retraso lamentable" en la aplicación de las nuevas tecnologías -lo cual es "gravísimo" para la economía- y ha asegurado que el ministerio ya ha puesto en marcha un programa de modernización.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS