"Sufrimos toda clase de humillaciones, fue una experiencia terrible"

Los marineros del 'Alakrana' regresan al País Vasco y Galicia tras llegar a Torrejón de Ardoz después de 47 días de secuestro.- Por deseo de las familias ningún representante del Gobierno ha ido a recibir a los tripulantes del atunero vasco a la base madrileña

Los marineros españoles del Alakrana han podido reencontrase por fin con sus familiares y amigos después de 47 días de angustioso secuestro en aguas del Índico. Los tripulantes del atunero vasco han regresado a sus lugares de origen tras llegar a primera hora de esta mañana a la base aérea de Torrejón de Ardoz, donde no ha estado presente ningún representante del Gobierno por expreso deseo de la familia. Más tarde dos aviones han traslado a los marineros a Galicia y País Vasco.

En el aeropuerto de Vigo, el patrón del Alakrana, Ricardo Blach, ha asegurado que la tripulación del atunero vasco sufrió "toda clase de humillaciones" durante los 47 días de secuestro y ha calificado la experiencia como "terrible". Blach ha afirmado que "al principio" del secuestro, permanecían retenidos en el comedor de marinerías "los treinta y tantos marineros, todos tirados boca abajo", con los piratas "siempre" encañonándoles y en un "cuadrado de veinte metros cuadrados".

Más información

El patrón del barco ha aclarado que él y el capitán estaban en la "parte de arriba" del barco, "también encañonados". "Al final gracias a Dios a ellos les han metido abajo, con las puertas del exterior cerradas, pero tenían libertad para ir al servicio, cocina, comedor y visitar a sus compañeros", ha apuntado en referencia al resto de tripulantes. Ricardo Blach ha revelado que el capitán y él dormían "en el suelo" y que permanecían el resto del día "sentados en una silla", y que para ir a un servicio que distaba "dos metros" era necesario "pedir permiso" a los corsarios "cuando lo daban, un sacrificio total".

El patrón del Alakrana, natural de Baiona (Pontevedra), ha agradecido la labor de los medios de comunicación, del Gobierno, de la Audiencia Nacional y de la empresa armadora, así como las gestiones del embajador de España en Kenia. También ha asegurado que el momento de la liberación fue "de nervios, de temor y de desconfianza" porque en la zona donde permanecía fondeado el Alakrana había otro barco con otro grupo de piratas y tres barcos del mismo clan de corsarios que los tenían retenidos.

"Los piratas nos decían: tened mucho cuidado que, en cuanto nosotros os liberemos, os va a intentar coger el otro grupo", ha puntualizado Blach, quien ha señalado que él mismo "tenía avisadas a las fragatas ya a los helicópteros que estuviesen pendientes".

Llegada a Torrejón

Los 16 tripulantes españoles del atunero llegaron este sábado por la mañana, poco después de las 8.00, a la base aérea de Torrejón de Ardoz, en Madrid, en un avión de la Fuerza Aérea Española, en el que viajaban también los familiares que se habían desplazado a las islas Seychelles.

A petición de estos familiares, ningún miembro del Gobierno ha acudido a recibirlos, según informó la propia ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Elena Espinosa. "Las familias me han pedido privacidad cuando he hablado con ellas; me lo pidieron personalmente en mitad del proceso del secuestro del buque y, como consecuencia, no estaré recibiéndoles por expreso deseo de ellas", comentó a los periodistas en Bruselas. La llegada de los marineros del atunero vasco tampoco ha podido ser captada por las cámaras de televisión y no ha habido reporteros gráficos ni periodistas en el recinto de la base por expreso deseo de las familias.

Tras su llegada a Torrejón de Ardoz, los tripulantes y sus allegados han tomado otros dos aviones rumbo al País Vasco y Galicia. Los marineros vascos han llegado al aeropuerto vizcaíno de Loiu alrededor de las 10.15. Alrededor de una decena de familiares han comparecido ante los medios de comunicación a la salida del aeropuerto, mientras los marineros no lo han hecho, ya que, según ha explicado Argi Galbarriatu, hermana del capitán del pesquero, "se encuentran bastante cansados y nerviosos".

Galbarriatu ha manifestado que el primer encuentro con los tripulantes ha sido "emocionante y gratificante", y ha detallado que "físicamente se les nota el trago que han pasado y mentalmente puede que necesiten tratamiento", no obstante "vienen bastante fuertes". Asimismo, ha destacado que los tripulantes están "muy animados", debido "al apoyo recibido por parte de los medios de comunicación, el pueblo y de todo el mundo". "Todavía no nos han podido contar detalles. Hoy todo han sido besos, abrazos y muestras de apoyo y cariño", según ha dicho.

Por su parte, el avión fletado por la Xunta que ha traslado a los marineros gallegos al aeropuerto de Vigo ha aterrizado en Peinador a las 11.40. Además de por sus familiares, los ocho marineros fueron recibidos en el aeropuerto vigués por el presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo.

El atunero llegó la madrugada del viernes a Puerto Victoria, en las islas Seychelles, después tres días de navegación desde la costa de Somalia, donde permaneció secuestrado por los piratas 47 días. Los 36 tripulantes llegaron a salvo. Los familiares de los marineros gallegos se desplazaron al archipiélago para reunirse con sus allegados.

Lo más visto en...

Top 50