Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'carcelero' de la farmacéutica de Olot obtiene la libertad definitiva tras 8 años de cárcel

Sebastià Comas 'Iñaki', que acabó liberando a Maria Àngels Feliu, fue condenado a 17 años por el secuestro no terrorista más largo de España

Sebatià Comas Iñaki, el 'carcelero' que acabó liberando a la farmacéutica de Olot (Girona), Maria Àngels Feliu tras su cautiverio de 492 días, ha logrado la libertad definitiva, tras pasar entre rejas ocho de los 17 años a los que fue condenado por el secuestro no terrorista más largo de España.

Según fuentes jurídicas, Sebastià Comas, que fue el carcelero de la farmacéutica de Olot y quien finalmente la liberó el 27 de marzo de 1994, obtuvo el miércoles por la tarde la libertad definitiva, al beneficiarse de las redenciones de condena que permitía el antiguo Código Penal, anterior a 1995.

Iñaki fue considerado el carcelero compasivo que vigiló a Feliu durante su largo cautiverio, ya que, según declaró, la mantuvo con su dinero y la liberó una vez que constató que el jefe del grupo que protagonizó el secuestro, Ramon Ullastre, la quería dejar morir "en sus manos".

Tras ser detenido, y antes de ser condenado, Sebastià Comas pasó poco más de dos años en prisión preventiva, del 15 de marzo de 1999 al 4 de mayo de 2001, fecha en que quedó en libertad condicional, junto a los otros detenidos, al cumplirse el tiempo máximo de prisión preventiva, que la juez, Pilar del Castillo, intentó prorrogar sin éxito.

Redención de condena

Iñaki volvió a ingresar en la cárcel el 10 de abril de 2003, el día en el que la Audiencia de Girona le condenó a una pena de 17 años de cárcel, donde ha permanecido entre rejas hasta que el miércoles, poco más de seis años después, obtuvo la libertad definitiva gracias a las redenciones de condena que el antiguo Código Penal establecía por buena conducta y estudios o trabajos en prisión.

Maria Àngels Feliu fue secuestrada la noche del 20 de noviembre de 1992, cuando tenía 35 años y tres hijos de corta edad, al ser asaltada por unos encapuchados que la abordaron en el garaje de su casa de Olot (Girona) y la obligaron a entrar en su coche.

Hija de un acaudalado industrial de la comarca, Tomàs Feliu de Cendra, la mujer permaneció en cautiverio en un pequeño zulo, sin luz, sin apenas alimentos y sin casi poderse mover, hasta que el 27 de marzo de 1994 fue liberada en una gasolinera de Lliçà de Vall (Barcelona), tras 492 días de secuestro, cuando la Guardia Civil ya había registrado infructuosaente más de 1.500 masías de la comarca de la Garrotxa.

Si largo fue el cautiverio, aún más lo fue la investigación policial y judicial posterior, hasta que el 11 de enero de 2002, casi 10 años después del secuestro, finalizó la instrucción del caso. Al siguiente año, el 10 de abril de 2003, la Audiencia de Girona condenó a 22 años de cárcel el supuesto cerebro del grupo, Ramon Ullastre, y al ex policía local de Olot, Antoni Guirado; a 18 años a la esposa de Ullastre, Montserrat Teixidó; y a 14 al vecino de Camprodom (Girona) José Luis Paz Garcia.

Por su parte, el 'carcelero' Sebastià Comas -a quien Feliu se refirió siempre como Iñaki-, fue condenado a 17 años de cárcel, ya que se le aplicó la atenuante de haber liberado a la farmacéutica. Finalmente, el Tribunal Supremo acabó confirmando íntegramente, en julio de 2004, la condena para los cinco responsables del cautiverio de Maria Àngels Feliu.