Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El avión de Air Comet que regresó a Madrid no acaba de salir

Brasil le impidió anoche atravesar su espacio aéreo.- La compañía asegura que se debe a un problema burocrático cpero el comité de empresa sostiene que no ha pagado las tasas aéreas

Unos 280 pasajeros de Air Comet llevan un día tirados cuando debían llevar horas en Buenos Aires. Despegaron anoche del aeropuerto madrileño de Barajas, a eso de las 23.00 de la T1. Iban a la capital argentina pero sólo llegaron a Brasil. Sobre las 6.00, el comandante comunicaba a los pasajeros que regresaban a Madrid. "No hubo demasiadas quejas", ha contado un viajero a EL PAÍS, "seguramente porque estábamos medio dormidos". Les prometieron que iban a salir a las 21.00 de hoy vía Lima, porque siguen sin poder poner el ala en Brasil, pero el vuelo no ha salido. Y no saben cuándo lo hará.

El vuelo despegó anoche, ya con media hora de retraso. Hacia las dos de la madrugada (hora peninsular española) el comandante pidió al pasaje que se abrocharan los cinturones porque había turbulencias. La mayoría de los pasajeros se dio cuenta de que algo no funcionaba bien, porque la aeronave viró en redondo, según varios testimonios. A los 80 minutos, el piloto les informó de que no podían sobrevolar el espacio aéreo brasileño y de que no tenían suficiente combustible para rodear el país suramericano. Eso motivó el regreso a Madrid. Esta mañana, de vuelta en la Terminal 1 12 horas después de salir de Barajas, las protestas han ido en aumento y ha habido "una especie de motín" que ha obligado a actuar a la policía.

"Indignados y muy molestos"

La compañía, propiedad del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, asegura que todo el problema se ha debido a "un malentendido de las autoridades de Brasil", que no habían sido informadas de que todos los papeles del vuelo "están en regla". Los trabajadores de Air Comet, que aseguran que llevan sin cobrar desde junio, apuntan a que la empresa no ha pagado los derechos de uso del espacio aéreo brasileño. Los pasajeros se han mostrado "indignados y muy molestos" con lo ocurrido y han tachado de "vergonzosa" la situación. "Es la primera vez que vuelo con Air Comet y desde luego será la última. No han tenido ni la decencia de informarnos de lo que ocurría", se quejaba Salvador Fortino, un pasajero que ya sufrió problemas de overbooking (sobreventa de billetes) los días 2 y 3 de noviembre.

Al problema de regreso del avión se ha unido que las maletas han tardado cerca de cuatro horas en salir por las cintas de equipajes. La compañía ha ofrecido a algunos pasajeros volar a Buenos Aires en un vuelo que tiene previsto salir a las nueve de la noche de hoy. "Ni se me ocurre volver a subir a un avión de esta gente. Desde luego no me extrañaría que desapareciera porque no es capaz ni de pagar las tasas", explicó otro afectado, Ricardo Emilio Rocca Roberto.

La dirección de Air Comet ha emitido un escueto comunicado en el que asegura que el regreso del avión con destino a Buenos Aires se debió a "un fallo de coordinación exclusivamente atribuible a las autoridades que controlan el espacio aéreo brasileño". "El avión de Air Comet, que iba a sobrevolar el espacio aéreo brasileño, llevaba todos los papeles en regla. Ante esta circunstancia y por motivos de seguridad se tomo la decisión de que el avión volviera a su base, desde donde, una vez resueltos los problemas burocráticos, esperamos que, en breve, se reemprenda el vuelo", concluía el comunicado.

Y, en medio, los pasajeros intentando reclamar y recuperar sus maletas. Algunos han decidido volver a su casa. "Me pensé mucho volar con esta compañía y al final...", se quejaba un afectado que ha decidido aplazar su viaje. otros muchos esperaban volar esta misma noche, a las 21.00, en otro vuelo organizado por Air Comet. A las 21.15 ni los habían embarcado ni les habían informado de cuándo iban a hacerlo.

La compañía ha cerrado su ventanilla y cinco agentes de la Policía tratan de contener a unos 60 pasajeros, que están muy alterados. El resto está desperdigado, quejándose en corrillos o tratando de poner una reclamación. En todo caso, volarán vía Lima, donde pasarán a reportar, dado que Brasil sigue sin permitir a la compañía que entre en su espacio aéreo.