Delegados del sindicato de prisiones ACAIP se encierran en Ministerio del Interior

Reclaman mejoras en las condiciones laborales y un aumento de la plantilla

Los delegados de personal del sindicato de prisiones ACAIP se han encerrado hoy en la sede del Ministerio del Interior en Madrid en protesta por la "degradación" existente en el sistema penitenciario y el "hacinamiento" que sufren las cárceles españolas. Según han confirmado fuentes del sindicato, los delegados de ACAIP han aprovechado una reunión de la Junta de Personal de Instituciones Penitenciarias que se ha celebrado esta tarde en la sede ministerial para encerrarse en una de las salas del edificio al término de la sesión.

Los encerrados han hecho llegar un escrito al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, en el que reclaman mejoras en las condiciones laborales y un aumento de la plantilla que compense el incremento sostenido de la población reclusa en los últimos años.

Para mediar en el conflicto, ha acudido hasta la sede del Ministerio del Interior el director de Recursos de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, quien se ha reunido con los delegados sindicales por espacio de dos horas.

En declaraciones a EFE, el vicepresidente nacional de ACAIP, Juan Ángel Figueroa, ha advertido de que permanecerán en la sede del ministerio el tiempo que sea necesario para que se atiendan sus peticiones, a pesar de que ya han recibido la advertencia de que pueden ser desalojados si no deponen su actitud.

Fuentes de Instituciones Penitenciarias han explicado que existe un canal de diálogo permanente y continuo con los representantes de los trabajadores y que en los últimos cinco años se han atendido muchas de las principales reivindicaciones sindicales. Las mismas fuentes han recordado el importante esfuerzo presupuestario desplegado desde 2004 para la construcción de nuevas cárceles y la incorporación de 5.400 nuevos funcionarios en estos años. No obstante, han reconocido que pueden existir algunas reivindicaciones "razonables" que ahora no pueden ser afrontadas debido a la actual situación económica, lo que no impide que se mantenga un diálogo franco y fluido con los representantes de los trabajadores.

Los delegados sindicales, durante el encierro en el Ministerio del Interior.
Los delegados sindicales, durante el encierro en el Ministerio del Interior.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS