Detenido un futbolista del Bada Bing en una operación contra la delincuencia organizada

Arrestado también el hermano de dos de los procesasos por agresiones e insultos contra el Rosario Central

La Guardia Civil ha detenido en Barcelona a tres personas por su presunta implicación en una trama de delincuencia organizada que opera en el sur de España, investigada por un juzgado de Cádiz; entre ellos, uno de los futbolistas del club Bada Bing de la capital catalana, juzgado ayer y hoy en la Ciudad Judicial por una presunta agresión racista durante un partido contra un equipo de inmigrantes, el Rosario Central, según fuentes del Instituto Armado.

El detenido, Jonatan P.F., apareció hoy en el juicio esposado y custodiado por guardias civiles, durante el segundo día de proceso en que se le juzga, junto a otros seis compañeros de equipo, por agredir a varios jugadores del Rosario Central de Cataluña el 10 de enero de 2009.

Otro de los detenidos por su implicación en la trama es el hermano de dos de los procesados, Valentín e Israel M.G., que llevan en prisión preventiva desde que tuvo lugar el incidente en el campo de fútbol. Valentín M.G. fue condenado en 2002 a ocho años de internamento en un centro juvenil y a cinco años de libertad vigilada por matar a otro joven al salir de una discoteca, suceso conocido como "crimen de la Vila Olímpica".

Durante la sesión del juicio celebrada hoy declararon varios jugadores y el presidente del Rosario Central, quienes reiteraron los insultos y amenazas de carácter racista y las agresiones tras suspenderse el partido, e identificaron a los principales responsables de los hechos.

Interrogatorios agresivos

Los abogados de la defensa realizaron interrogatorios muy agresivos contra las víctimas, algo que el magistrado les reprochó en alguna ocasión. Los interrogados, por ello, cayeron en alguna inconcreción y contradicción entre ellos o con sus declaraciones previas.

El juicio quedó suspendido hasta el próximo 7 de octubre, cuando se podrá visionar el vídeo del partido y de las agresiones, acabarán de declarar las víctimas y testigos, así como el árbitro del encuentro. Durante la sesión, los amigos y familiares de los acusados realizaron varios comentarios en voz alta, por lo que uno de ellos fue expulsado de la sala por el magistrado y el resto fueron advertidos con la misma medida si se repetía.

Lo más visto en...

Top 50