Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis se impone a los abucheos soberanistas en la ofrenda

Un centenar de trabajadores de Nissan y Roca protestan frente al monumento a Rafael Casanova

La crisis económica se ha hecho notar este año en la tradicional ofrenda al monumento a Rafael Casanova, en Barcelona, al transformarse los habituales abucheos de indepedentistas a los partidos en gritos de trabajadores afectados por los despidos.

Antes de las nueve de la mañana han empezado a desfilar las primeras delegaciones de los partidos, empezando por la del PP de Cataluña, y ya a esa hora se encontraba apostado en los aledaños del monumento un centenar de trabajadores de Nissan y Roca afectados por los recortes de personal, que superaban, en número y en ganas de gritar, a los independentistas y a otros sectores reivindicativos, como los antitaurinos.

La delegación de los miembros de la Generalitat, encabezada por el presidente José Montilla, citada a las nueve de la mañana para realizar su ofrenda y escuchar el himno de Cataluña, Els Segadors, en esta ocasión no ha tenido que oír tantos gritos de botiflers (traidores) como otros años, pero en cambio sí ha visto cómo arreciaban las protestas de los trabajadores despedidos.

"Montilla, escucha, la Nissan está en lucha", "Esto nos pasa porque Montilla pasa", "Esto nos pasa por un presidente facha" o "Menos EREs y más trabajo" eran algunas de las consignas más repetidas por los trabajaores situados tras las vallas que protegían el espacio alrededor del monumento a Rafael Casanova.