Conducir hablando por el móvil, principal causa de pérdida de puntos del carné

No usar el cinturón de seguridad o no respetar las señales de circulación son el segundo y tercer motivo

Conducir al mismo tiempo que se habla por teléfono móvil o se escucha música a través de cascos, no utilizar el cinturón de seguridad o no respetar las señales de circulación son los principales motivos que originaron la pérdida de puntos del carné de conducir en los primeros 31 meses de vigencia de este sistema.

En respuesta parlamentaria a la que ha tenido acceso Europa Press, el Ejecutivo detalla que, desde julio de 2006 a febrero de 2009, un total de 178.787 conductores perdieron algún punto por conducir utilizando cascos o auriculares conectados a aparatos receptores o reproductores de sonido, o por utilizar manualmente el teléfono móvil o cualquier otro dispositivo incompatible con la atención a la conducción, con 7.769 reincidentes.

Más información
La mitad de los grandes municipios no descuentan puntos del carné
Las infracciones de tráfico aún no restan puntos en decenas de ciudades
"No, agente, si no tengo móvil"
Muere un motorista de Correos arrollado por un autobús municipal en Madrid

En el mismo periodo, 143.076 conductores fueron penalizados con la pérdida de puntos por no utilizar el cinturón de seguridad o dispositivo de sujeción homologado, siendo 5.907 reincidentes. Asimismo, 57.315 no respetaron la luz roja de un semáforo, con 1.904 reincidentes; y 31.677 conductores no se detuvieron en el lugar prescrito por la señal de stop, con 131 reincidentes.

Conductores temerarios

Otras infracciones frecuentes están relacionadas con la conducción "manifiestamente temeraria" (16.185 conductores, con 423 reincidentes); no respetar las señales de los agentes que regulan la circulación (15.492, con 194 reincidentes); efectuar un cambio de sentido en un lugar prohibido (12.344, con 48 reincidentes) y circular detrás de otro vehículo sin respetar la distancia de seguridad (10.273, con 63 reincidentes).

Asimismo, se contabilizaron 8.542 infractores (42 de ellos reincidentes) por efectuar un cambio de sentido de marcha sin advertir a otros usuarios dicha maniobra o realizar un cambio de sentido creando peligro para los demás usuarios de la vía; mientras que 5.620 conductores perdieron puntos por adelantar en un tramo de visibilidad reducida invadiendo la zona reservada en sentido contrario, con 11 reincidentes.

La velocidad fue otra 'asignatura pendiente' ya que 3.973 conductores sobrepasaron en más del 50% la velocidad máxima autorizada, con 42 reincidentes. Por otro lado, 2.036 conductores fueron penalizados por circular con un mecanismo destinado a eludir la vigilancia de los agentes de tráfico, con 42 reincidentes; y 1.628 transitaron por autopistas o autovías con vehículos expresamente prohibidos, con 43 reincidentes.

Conducir bajo el efecto de estupefacientes, la menos frecuente

Entre las infracciones menos frecuentes, el Ejecutivo cita conducir bajo los efectos de estupefacientes, psicotrópicos, estimulantes y otras sustancias analógicas, lo que provocó que 68 conductores perdieran algún punto, con seis reincidentes; mientras que 30 conductores se negaron a someterse a pruebas de detección de estas sustancias, ninguno de los cuales fue reincidente.

Tampoco han sido infracciones frecuentes efectuar una maniobra de marcha atrás en una autovía o autopista (con 1.141 conductores penalizados, ninguno de los cuales fue reincidente); conducir un vehículo ocupado por un número de personas que excede del 50% del número de plazas autorizadas excluido el conductor (997, con 13 reincidentes); arrojar a la vía o en sus inmediaciones objetos que puedan provocar incendios o accidentes (935, sin reincidentes) o negarse a someterse a pruebas de detección del grado de alcoholemia (812, con 6 reincidentes).

En esta misma línea, se menciona el aumento de la velocidad cuando el vehículo va a ser adelantado o efectuar maniobras que impidan o dificulten el adelantamiento, con 378 conductores penalizados, ninguno de ellos reincidente; celebrar una competición entre vehículos sin autorización o celebrar una prueba deportiva competitiva sin autorización (298, dos reincidentes) o circular con menores de doce años como pasajeros de motocicletas o ciclomotores en condiciones distintas a las reglamentadas (177, con tres reincidentes).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS