Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La lucha contra el terrorismo de ETA

Rubalcaba asegura que los etarras detenidos en Francia tenían explosivos listos para estallar

La policía detiene a los tres responsables de suministrar armas a los 'comandos' de ETA y descubre material para hacer bombas

Tres supuestos etarras han sido detenidos este miércoles por la mañana en Francia, entre ellos Alberto Machain Beraza, uno de los seis terroristas más buscados, cuya imagen aparece en los carteles difundidos por el Ministerio del Interior tras los últimos atentados de la banda ocurridos este verano. La policía francesa ha arrestado además a Aitzol Etxaburu y Andoni Sarasola.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha confirmado que los arrestados eran los responsables de la "logística del aparato militar de ETA", es decir los encargados de suministrar armas y explosivos a los comandos. "Iban armados, y en los registros se han encontrado cuatro revólveres, abundante material informático, una furgoneta Peugeot robada en Francia, 42 detonadores y una veintena de tuppers, preparados para estallar", ha asegurado Rubalcaba, quien después ha matizado que no podía precisar "el grado de preparación" de este material.

Las detenciones se han producido en el departamento 73 de Le Corbier, en la región de Saboya, en los Alpes franceses. Los agentes han registrado la casa que ocupaban los tres etarras en el momento de la detención. La operación la ha llevado a cabo la Policía Judicial francesa en colaboración con las fuerzas de seguridad españolas. Estos arrestos han permitido además localizar un zulo en una localidad de los Pirineos, a unos 40 kilómetros de la frontera española, que contenía más de 100 kilos de explosivos, según el titular de Interior.

Rubalcaba ha explicado que en los próximos días se analizará el abundante material encontrado en poder de los detenidos y que de momento no hay "evidencias" que les vincule a la entrega de los explosivos utilizados este verano para atentar en Mallorca y Burgos.

Próximo a Txeroki

Machain Beraza, a quien la policía situaba en España, está considerado uno de los posibles responsables de la última ofensiva de la banda terrorista que atentó en la casa cuartel de Burgos y en Calvià (Baleares), y que causó la muerte de dos guardias civiles. Machain era además un hombe de confianza del ex jefe de la banda Garikoitz Aspiazu, Txeroki hasta que se produjo la detención de éste. Fue condenado en octubre de 2003 a un año de cárcel por un delito de exaltación por haber colocado una pancarta en una calle de Pamplona en apoyo de dos etarras, Hodei Galarraga y Egoitz Gurruchaga, fallecidos al estallar el coche en el que se trasladaban cargado de explosivos.

Aitzol Etxaburu y Andoni Sarasola han figurado también en los carteles difundidos por las fuerzas de seguridad en distintos momentos, en julio de 2007 y en septiembre de 2008, respectivamente. Sarasola, de 37 años, se presentó en su día como número uno de la candidatura Lesakako Abertzale Sozialistak de la localidad navarra de Lasaka. A Etxaburu, las fuerzas de seguridad lo relacionaron con el atentado en 2005 en el polígono industrial de Vicolozano, a cinco kilómetros de Ávila, donde ETA hizo estallar un coche bomba delante de una empresa dedicada a la impresión.

El Ministerio del Interior distribuyó hace dos semanas las fotografías de seis presuntos etarras que parecen relacionados con la última ofensiva que atentó en Burgos y en Baleares. Se trata de Itziar Moreno Martínez, Iratxe Yáñez Ortiz de Barrón, Oroitz Gurruchaga Gogorza, Joanes Larretxea Mendiola, Iván Saez de Jáuregui Ortigosa y el propio Alberto Machain Beraza, quien ha sido arrestado este miércoles. Fuentes de la investigación señalan a Oroitz Gurruchaga como uno de los cuatro individuos que aparecieron el 21 de diciembre del año pasado en el diario Gara anunciando su incorporación a ETA.

Desactivado un artefacto en una inmobiliaria en el País Vasco francés

La policía francesa ha desactivado un artefacto explosivo situado ante una agencia inmobiliaria de la localidad de Bassussary, en el País Vasco francés. En la pared del inmueble se leía la inscripción en euskera Euskal Herria ez da Salgai (El País Vasco no está a la venta), que es la frase utilizada en otros atentados o intentos de atentado perpetrados en la zona contra intereses turísticos e inmobiliarios, y atribuidos a un grupo denominado Irrintzi, informa Efe.

Los especialistas en explosivos se desplazaron al lugar donde se encontró el artefacto para desactivarlo. La agencia inmobiliaria en la que fue colocado está frente al campo de golf Bassussary, escenario de la explosión de una bomba en mayo de 2007.

Irrintzi reivindicó en los últimos años la autoría de varios atentados frustrados dirigidos, por ejemplo, contra una agencia inmobiliaria y la oficina de Turismo en Bidache; contra un hotel, una residencia y un campo de golf en Anglet; o contra el puesto de policía de Boucau. Al denunciar la especulación inmobiliaria, este grupo reclama también impuestos a los dueños de residencias secundarias en el País Vasco y amenaza con "acciones armadas" a empresarios extranjeros ricos.

Más información