Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La situación en el País Vasco

Patxi López: "No vamos a parar hasta desterrar de las calles a los violentos"

El 'lehendakari' destaca la lucha contra ETA, la unidad de los demócratas y superar la crisis económica como retos de su Gobierno tras 100 días

Euskadi es un poco más libre que hace cien días pero tiene que serlo aún mucho más. El lehendakari Patxi López, el primer socialista en Ajuria Enea después de treinta años de Gobiernos nacionalistas, ha asegurado que no van a cejar en su lucha contra ETA y que van a seguir trabajando en achicar todos los espacios, públicos y privados, de impunidad y propagandísticos, de quienes apoyan a los terroristas. Todo ello con el objetivo de lograr la paz y la convivencia de "todos los vascos" frente a los anteriores gobiernos que "sólo gobernaban para los nacionalistas".

López ha celebrado los cien días en los jardines del palacio de Ajuria Enea, su nuevo domicilio, con una corbata roja y con medida solemnidad. Primero ha ofrecido un balance de cien días y después ha respondido a los internautas través de la red social Twitter. Un ejemplo de nuevos aires que, según ha dicho, no se circunscribe estrictamente a las formas, sino también a los contenidos.

El lehendakari ha destacado que su equipo no va a cejar hasta acabar con el terrorismo. "Ellos nos han enseñado el camino del dolor y nosotros les vamos a mostrar el de la cárcel", ha dicho en referencia a los últimos atentados con tres personas asesinadas. "Ha habido tres muertes desde que llegamos a Ajuria Enea, no los olvidamos, son tres lágrimas negras que han empañado estos 100 días", ha afirmado López.

"La calle es de los ciudadanos libres, y no vamos a parar hasta desterrar a los violentos de cualquier espacio público" ha dicho tras señalar que el Ejecutivo seguirá con su política de tolerancia cero frente a cualquier intento de los terroristas o quienes les apoyan y justifican por invadir el espacio público.

En su opinión, la respuesta del entorno de ETA tras las últimas acciones policiales refleja que tienen menos capacidad y menos respaldo social que nunca, aunque se ha mostrado cauto sobre la capacidad de ETA para seguir asesinando. Sí ha sido taxativo al rechazar cualquier posibilidad de que la izquierda abertzale vuelva a las instituciones pese a sus maniobras. "Ha habido demasiados movimientos en la historia que no han servido para nada. Esperamos un único movimiento, el rechazo de la violencia y el alejamiento de ETA, mientras sean títeres de ETA no podrán hacer política".

Pacto con el PP

López ha incidido en que el pacto con el PP que sostiene su gobierno es sólido y ha calificado de "responsable" la actitud de los populares. "El acuerdo goza de buena salud y tiene vocación de durar. Por encima de muchas diferencias son nuestros socios preferentes", ha asegurado el jefe del Ejecutivo vasco, para quien el enfrentamiento entre los dos grandes partidos a nivel nacional no contaminará la relación con la formación de Antonio Basagoiti porque se ha alcanzado un acuerdo que está "blindado" y "aislado".

El lehendakari ha subrayado la evolución del PNV, que llegó a hablar en un primer momento de golpe institucional y ahora ha puesto sobre la mesa una oferta de pacto. "Veremos cuál es el grado de compromiso del PNV, espero que no nos encontremos sólo ante propaganda". "Ellos dirigen diputaciones y ayuntamientos muy importantes y somos muy conscientes de que encontrar el entendimiento y la colaboración con el PNV sería muy bueno para resolver problemas en este país". Según López, la sociedad vasca ha asumido con "normalidad" el cambio frente a "augurios apocalípticos e interesados de algunos". En su opinión, hoy ya nadie "pone en duda la legitimidad" del Ejecutivo ni el liderazgo de los socialistas en él.

Junto a las acciones desplegadas en la lucha contra ETA y la cercanía con las víctimas, que según López ha querido dejar clara desde el "primer minuto" al participar éstas en el acto de toma de posesión de su cargo, el nuevo Gobierno vasco ha puesto ya sobre la mesa otras políticas, como formar el "primer gabinete paritario y con más independientes" de la historia en el País Vasco o poner un independiente al frente de la radiotelevisión pública, EiTB, como "reflejo de la pluralidad". López ha sentenciado: "Euskadi fue antes la comunidad de mayor conflicto y hemos sustituido el conflicto por el diálogo".