Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En libertad bajo fianza el detenido en la manifestación prohibida de San Sebastián

El juez Garzón le acusa de enaltecimiento del terrorismo y de atentado contra la autoridad

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha dejado hoy en libertad bajo fianza de 6.000 euros al detenido el pasado sábado en San Sebastián cuando la Ertzaintza impedía la celebración de una manifestación convocada por el entorno Batasuna y que había sido prohibida por el Gobierno Vasco y por la Audiencia Nacional.

Garzón ha tomado hoy declaración a Mariano Pedro Ordóñez Canti, de 54 años, al que acusa de enaltecimiento del terrorismo, por haber lanzado gritos a favor de ETA, y de atentado contra la autoridad, por resistirse a su detención. El otro manifestante detenido, que ayer fue puesto en libertad, deberá responder a los cargos de haber participado en una manifestación ilegal.

Durante la declaración, Ordóñez Canti ha negado todos los cargos. Sin embargo, Garzón sostiene que el detenido encabezaba la manifestación prohibida profiriendo gritos a favor de ETA y de los presos etarras y portaba una pancarta con el lema en euskera Stop al estado de excepción. Además, está acusado de atacar a agentes de la Ertzaintza abalanzándose contre ellos y golpeándoles con las manos a la vez que gritaba "Gora ETA" ("Viva ETA").

Según el juez, los manifestantes lanzaron gritos de "Gora ETA", "Independentzia", "Euskal Presoak", Eukal Herrira" y contra los agentes de la policía a los que dirigían gritos de "Txakurrak" (perros), "Entzun (escucha) Pim, Pam, Pum" o "Alde Hemendik" (fuera de aquí).

Garzón había prohibido las dos manifestaciones convocadas por la izquierda abertzale en San Sebastián para el 8 de agosto, justo antes de comenzar las fiestas de la Semana Grande donostiarra, al considerar que ambas iniciativas respondían a una "misma estrategia" del entorno del grupo terrorista ETA bajo "la que se oculta en realidad la ilegalizada Batasuna". La Audiencia Nacional se sumaba así a la prohibición del Departamento de Interior del Gobierno Vasco de una primera marcha convocada para ese mismo día a las 17.30 por el entorno Batasuna y que fue desconvocada horas más tarde de la prohibición. La izquierda abertzale convocó entonces una segunda marcha para las 18.30, que también fue prohibida, porque incidía en los mismos planteamientos de horarios, recorridos y objetivos que la marcha desconvocada.