Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado recibe el suplicatorio contra Bárcenas

La Cámara alta tiene dos meses a partir de septiembre para concederlo

El Senado ha recibido a las 12.30 de hoy el suplicatorio del Tribunal Supremo para poder procesar al senador Luis Bárcenas por cohecho y delito fiscal. Este trámite es imprescindible para poder imputar delitos a aforados, como es el caso del tesorero nacional del PP, implicado en la trama de corrupción Gürtel de empresas que contrataban con ese partido. El suplicatorio consiste en una carta del presidente del Tribunal Supremo al presidente del Senado, acompañada de todos los antecedentes que justifican la petición. La Cámara tiene hasta la primera semana de noviembre para resolver.

Agosto es un mes inhábil tanto en las Cortes a efectos de esta tramitación. Los plazos empezarán a correr a partir de septiembre. La Cámara alta tiene en toal dos meses para resolver el suplicatorio, o se considerará denegado. En la primera reunión de la Mesa del Senado (el órgano que gobierna la Cámara), en la primera o segunda semana de septiembre, se dará luz verde al escrito y se trasladará a la Comisión de Suplicatorios, que preside el PP. Se da la circunstancia de que Bácenas es miembro de esa comisión.

La comisión debe dar audiencia al parlamentario implicado y tiene un mes para emitir un dictamen, a favor o en contra del suplicatorio. Lo más habitual es que sea a favor de que se conceda. Después, se vota en el primer pleno convocado, en sesión secreta. Fuentes del Senado sitúan esta votación la última semana de septiembre o la primera de octubre.

El pasado miércoles 29 de julio, la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo acordó pedir suplicatorios al Senado y al Congreso, para el diputado del PP Jesús Merino, para imputarlos en relación con este caso. La semana anterior, ambos habían declarado ante el tribunal en calidad de imputados provisionales, una figura poco habitual que permite escuchar al interesado sin hacer todos los trámites que exige su fuero como parlamentario. Las explicaciones de ambos no convencieron al Supremo, que acordó pedir permiso a las Cortes para seguir adelante.

A raíz de esta decisión, los dos dimitieron de sus cargos internos en el PP. Luis Bárcenas presentó su renuncia temporal como tesorero y Jesús Merino como coordinador de comisiones del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados. El PP no ha procedido contra ellos disciplinariamente de momento. El PSOE ha pedido que los dos renuncien a sus respectivos escaños.