Los restos de Julián Lago, a la espera de la repatriación

Familiares y amigos se reúnen en Valladolid para celebrar su funeral

Los restos del periodista Julián Lago, fallecido el pasado lunes en Asunción, permanecen en la Embajada de España de la capital paraguaya, a la espera de que concluyan los trámites necesarios para su repatriación. Así lo ha manifestado hoy su hermano, el abogado Jesús Lago, antes de asistir al funeral de Julián en la iglesia de Santiago Apóstol de Valladolid.

Julián Lago luchó hasta el día 3 contra el coma en el que cayó después de haber sido atropellado por una motocicleta el pasado 15 de mayo en Paraguay, donde había trasladado su residencia, un coma que finalmente no pudo superar. "Julián era una persona muy sensible y entrañable. Decidió irse a Paraguay a hacer el bien", ha recordado Jesús Lago acerca de la decisión de su hermano de abandonar la actividad periodística y dedicarse a los más desfavorecidos a través de una organización no gubernamental.

Más información
Fallece el periodista Julián Lago a los 63 años
Julián Lago, un periodista multifuncional
Julián Lago será incinerado la próxima semana

El cadáver se encuentra bajo la custodia de Yolanda Franco, última compañera sentimental de Julián, por lo que su hermano aún desconoce cómo y cuándo va a ser inhumado o incinerado, aunque sí ha anunciado la celebración de otro funeral en Madrid después del verano. Julián Lago nació en 1946 en Valladolid, donde, a principios de los años setenta, comenzó a ejercer la profesión periodística como redactor en el rotativo El Norte de Castilla. Numerosos amigos, familiares y compañeros de profesión, entre ellos del diario Tribuna de Salamanca, que dirigió en 2007, han asistido a la misa funeral celebrada en la capital vallisoletana.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS