Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia Nacional sigue adelante con el caso Egunkaria sin el apoyo del fiscal

El tribunal archiva la causa para los acusados Xabier Alegría y Pedro Zubiria pero mantiene el proceso con la acusación de la AVT y Dignidad y Justicia

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional seguirá adelante con el juicio contra los responsables del diario Egunkaria por pertenencia a banda armada con la única acusación de las asociaciones de víctimas AVT y Dignidad y Justicia, ya que el fiscal alegó en 2006 falta de pruebas contra los principales acusados. El tribunal, sin embargo, archiva la causa respecto a dos de los acusados, Xabier Alegría y Peio Zubiría, al estimar que el primero ya fue condenado por los mismos hechos en 2009 y que el presunto delito de Zubiria ya ha prescrito, según los magistrados.

La Sala permite que la causa siga adelante aunque la acusación sólo la sostengan las acusaciones populares de la AVT y Manos Limpias, en contra de lo alegado por los acusados, que solicitaban el archivo. Y lo hace porque considera que el delito de pertenencia a banda armada es "un delito de peligro o riesgo abstracto" en el que el perjudicado es "la comunidad" en su conjunto, por lo que no cabe duda "del interés legítimo de las asociaciones personadas como acusaciones populares en sostener la acción penal".

Respecto de Xabier Alegría, la resolución recuerda que ya fue condenado por la Audiencia el 19 de diciembre de 2008 -sentencia confirmada por el Supremo el pasado 22 de mayo- como dirigente de asociación ilícita. Alegría, bajo el pseudónimo de Garikoitz, "era el hombre de la banda terrorista en los medios de comunicación controlados por esta, el eufemísticamente llamado 'frente mediático", dice la resolución. Juzgarlo en el caso Egunkaria sería hacerlo de nuevo por los mismos hechos.

La prescripción del presunto delito de Zubiria, según el tribunal se produce por haber transcurrido más de 10 años desde que el acusado dejó de aparecer en la mancheta del diario, publicado íntegramente en euskera. Dignidad y Justicia fijaba esa fecha en el 31 de marzo de 1992, pero la imputación de la presunta relación de ETA con la publicación, recogida en un informe de la Guardia Civil, no se produjo hasta el 3 de octubre de 2002, con lo que ese plazo de 10 años se habría cumplido por unos meses.

La causa, entonces, sigue adelante respecto de Ignacio Uria, Javier Oleada, Marcelo Otamendi, Juan María Torrealday y José María Auzmendi por haber desestimado el tribunal que los hechos que se les imputa ya hubieran sido juzgados, al contrario que en el caso de Xabier Alegría.