Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los escándalos que afectan al PP

La juez citará a Gamón como imputado en el caso del espionaje

Toma la decisión tras escuchar a los ex agentes de Granados que confesaron siguir a Prada por orden del ex director general de Seguridad

La juez del caso del espionaje en Madrid citará en calidad de imputado por un presunto delito de malversación en septiembre al ex director general de Seguridad Sergio Gamón tras oír la declaración de los tres ex guardias civiles del consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados. Los tres agentes de la Consejería de Interior aseguraron que fue Gamón quien les ordenó seguir jornada tras jornada al entonces consejero de Justicia, Alfredo Prada.

Los ex agentes, hombres de confianza de Granados, han reconocido haber estado en los lugares detallados por el informe policial aunque aseguran que no realizaron labores de espionaje sino de contravigilancia, competencia que no tiene asignada la Comunidad de Madrid. Los agentes admitieron que en ningún momento informaron ni a Prada, ni a su escolta, ni al ministerio del Interior del continuado seguimiento que le estaban haciendo objeto al alto cargo del Gobierno de Aguirre.

El vicealcalde afirma que alguien ha enloquecido con el poder

Enrique Molina, abogado de José Luis Caro Vinagre, José Oreja Sánchez y Antonio Coronado Martínez han indicado que sus defendidos han declarado que "nunca se han hecho seguimientos o vigilancia con la finalidad de vigilar las costumbres íntimas de estas personalidades", sino sólo controles habituales de seguridad y de los edificios. Tras declarar ante la juez Carmen Valcarce por espacio de dos horas y media, los tres guardias civiles han quedado en libertad sin cargos, ha agregado el abogado.

Sin responsabilidades

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha negado este jueves cualquier responsabilidad de su Ejecutivo en el caso de los espías y ha dicho que no va a pedir la dimisión de Granados porque "el Gobierno de la Comunidad de Madrid no ha ordenado, ni consentido ningún espionaje, ni ha hecho ningún acto que se pueda calificar de espionaje".

Según el informe policial, basado en la ubicación de los teléfonos móviles de los ex guardias civiles imputados en los días en que se realizaron partes de seguimiento del ex consejero de Interior Alfredo Prada publicados por EL PAÍS, queda demostrado que ellos fueron "los autores de los seguimientos". Fechas y lugares, como el despacho de Prada, su domicilio o su visita Chinchón son coincidentes.

Además de Prada, otro de los pesos pesados del PP madrileño que sufrió los seguimientos fue el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, quien está convencido de que lo espiaron y cree que la Comunidad de Madrid miente. Tras conocer la información publicada por EL PAÍS en la que un informe policial demuestra que desde el Gobierno regional se lo espió a él y a otros líderes del PP, Cobo improvisó ayer una rueda de prensa en la que disparó contra el secretario general de su partido en Madrid y consejero de Interior del Gobierno Regional, Francisco Granados

Reacción de Cobo

A él y a los tres ex guardias civiles que han declarado este jueves ante la juez y que Granados fichó como asesores de seguridad, les pidió Cobo "que digan la verdad". Pese a que la policía opina lo contrario, todos ellos han asegurado ya que no hubo tales seguimientos. Una versión que asume todo el Gobierno de Esperanza Aguirre. Cobo, visiblemente molesto, acusó a Granados de mantener versiones distintas, en público y en privado, sobre el espionaje. "Mi recomendación es que digan la verdad [los guardias civiles] porque otras personas [Granados] que públicamente dicen una cosa, cuentan otra en privado, incluso a medios de comunicación, con lo cual yo me fiaría muy poco de los que pueden pedirles que sigan manteniendo una versión que no es la real", lanzó Cobo en referencia al secretario general de su partido.

En su comparecencia, la mano derecha de Gallardón no descartó que cargos más importantes del PP fueran espiados: "Cuando alguien se emborracha de poder, cuando alguien enloquece con el poder o cuando alguien piensa que es impune a todo, esas personas no van a parar en Manuel Cobo o en Alfredo Prada". También se refirió al cerrojazo que dio su partido a la comisión de investigación sobre este asunto en la Asamblea de Madrid y a los intentos de ridiculizar las informaciones sobre el espionaje. "Se ha dicho que los partes habían sido inexistentes, se ha obstaculizado, se ha mentido y se ha engañado y se negó toda actuación de seguimiento a las personas a las que EL PAÍS y otros medios han publicado, de acuerdo a unos partes que fueron facilitados en su día dentro de esa Consejería de Interior", criticó.