Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zelaya regresa a Nicaragua tras pisar suelo hondureño

El presidente depuesto desoye los llamamientos internacionales y entra brevemente en Honduras, pero retrocede ante el despliegue de fuerzas colocadas por el presidente 'de facto' Roberto Micheletti

El presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, ha regresado este viernes a Nicaragua después de pasar un par de horas en territorio hondureño, junto a la línea divisoria entre ambos países en el paso de Las Manos, a unos 100 kilómetros al sureste de Tegucigalpa.

Simpatizantes del mandatario derrocado formaron una cadena humana para protegerlo de las fuerzas de seguridad hondureñas que esperaban apostadas en las carreteras que dan acceso a los puestos fronterizos. Rodeado de cámaras de televisión, hablando por teléfono móvil y acompañado de decenas de seguidores, Manuel Zelaya pasó bajo la cadena que marca la línea fronteriza entre los dos países, sujetándola en señal de triunfo, y tras dar un par de pasos en territorio hondureño se detuvo por "respeto a los principios" de los militares, según afirmó a la prensa.

Mientras cruzaba la frontera, el mandatario declaró que sólo estaba defendiendo sus derechos y que "los señores que están en esta actitud deben bajar sus fusiles y dialogar". "Yo creo que en el mundo está en riesgo el sistema democrático y no debemos ceder en este campo", aseguró Zelaya.

Centenares de militares esperaban al ex presidente en la frontera para ejecutar las órdenes del presidente de facto, Roberto Micheletti, quien había amenazado a Zelaya con detenerlo si regresaba a Honduras. Micheletti pidió al mandatario depuesto que desistiese de su propósito porque ocasionaría más violencia en el país, y este jueves ordenó el toque de queda en las inmediaciones de la frontera para impedir que los simpatizantes de Zelaya acudiesen a su encuentro.

Zelaya llegó al paso de Las Manos procedente de Managua con una caravana de 30 vehículos. A su lado viajaba el ministro de Exteriores de Venezuela, Nicolás Maduro. Se trata del segundo intento de entrada tras el del pasado 5 de julio cuando la Aviación civil hondureña impidió que su avión aterrizase en el aeropuerto de Tegucigalpa.

Un herido de bala

Los choques entre el Ejército hondureño y las decenas de simpatizantes de Zelaya que le acompañaban provocaron, según algunas informaciones, al menos un herido de bala. Uno de los manifestantes, citado por la cadena Venezolana de Televisión, afirma que estos fueron "desalojados con bombas lacrimógenas, motos y represiones por parte la policía militar", que empezó a disparar "sin motivo alguno, ocasionando un herido de bala en la oreja".

Marchas contrarias a Zelaya

Mientras el presidente depuesto se encontraba en el puesto de Las Manos, miles de hondureños contrarios a él celebraban este viernes una masiva marcha en la ciudad norteña de San Pedro Sula para rechazar su regreso al país y en defensa de "la paz y la democracia".

"No queremos la imposición de un ex presidente que está inhabilitado políticamente y que violó la Constitución", declararon sus organizadores. Las cifras oficiales facilitadas por la gobernadora del norteño departamento de Cortés, Sandra Hernández, calculan que en la manifestación participaron "más de 40.000 personas".

Diálogo roto

El viaje de Zelaya se ha producido después de que sus representantes dieran el miércoles por fracasadas las negociaciones auspiciadas por el presidente de Costa Rica, Óscar Arias, que había presentado un plan que incluía la reposición de Zelaya como presidente de un Gobierno de unidad y la celebración de elecciones en octubre. Micheletti ha asegurado en una entrevista publicada este viernes por el diario chileno La Tercera que está dispuesto a abandonar el Gobierno para facilitar uno de unidad, pero rechaza de plano a que sea Zelaya quien lo dirija.