Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los incendios en Lleida dejan un muerto y unas 3.000 hectareas quemadas

Las autoridades han informado que se trata de una persona de edad avanzada que fue encontrada al lado de su coche

Consulte aquí el historial de incendios de esta temporada en Cataluña

Los dos incendios que azotan la parte más oriental del llano de Lleida se han cobrado una víctima. Según las autoridades se trata de una persona de edad avanzada que fue encontrada al lado de su coche en el término municipal de Cabanabona. Los Bomberos aún trabajan en la Serra de Montclar, en el término municipal de Agramunt (Urgell), donde las llamas ya han asolado 3.000 hectáreas, en su mayoría campos agrícolas. El segundo incendio, ya controlado, ocurrió en La Cardosa, un núcleo del término municipal de Cervera (Segarra).

Como medida preventiva se ha cortado el tráfico en las carreteras C-1412 en Biosca y la L-313 en Cabanabona, por el incendio de Agramunt; y en la L-311 en Cervera y N-340 en Roda de Barà. También se decidió confinar la población de Sanaüja, ya que se encuentra cerca del incendio de Agramunt.

Unas 60 dotaciones terrestres de bomberos y 12 medios aéreos, entre aviones y helicópteros, trabajan en la extinción de los dos incendios.

Es ya la segunda ola de fuegos que amenazan las cosechas leridanas (ver mapa), después de que, a principios de julio, varios focos declarados en la misma zona asolaran 400 hectáreas de bosques y 1.100 de campos. Esta última cifra superó con creces la de todo 2008, que fue un año especialmente tranquilo gracias a las lluvias que evitaron los incendios.

La Generalitat sospecha que estos fuegos agrícolas se originan durante los trabajos de la siega, que se realizan con máquinas en las horas más tórridas del día. Para evitar más incendios, el departamento de Medio Ambiente prohibió trabajar entre las dos y las cinco de la tarde durante dos días a principios de julio, lo que indignó a el sindicato agrario Unió de Pagesos. Los agricultores cortaron carreteras en señal de protesta. Tras levantar la prohibición, Francesc Baltasar, consejero de Medio Ambiente, descartó volver a aplicar esta medida siempre que no se repitiesen las condiciones meteorológicas adversas.