Nacidos para correr en San Fermín

Rápido y peligroso segundo encierro en Pamplona con toros de Cebada Gago

Hubo que esperar a la calle Estafeta para presenciar las carreras más hermosas de la mañana. En encierros como el segundo de los Sanfermines, más multitudinario que el de ayer, los auténticos corredores demuestran su clase para sortear el peligro.

Los toros de la ganadería Cebada Gago han protagonizado un encierro muy rápido y han cubierto el recorrido con gran limpieza en algo más de dos minutos y medio. Desde la apertura de los corrales, la manada, siempre encabezada por los bueyes, ha imprimido un ritmo veloz.

A la llegada de la zona del Ayuntamiento, se han producido algunos tropezones que han roto el grupo y han entrado en la peligrosa curva de Mercaderes más despacio de lo habitual. Ya en Estafeta, y pese a los escasos huecos, los mozos han deleitado con las mejores carreras.

Más información

Rezagados a la llegada

Dos toros se han quedado rezagados en Telefónica, produciéndose el mayor peligro con varias caídas. La entrada de la manada en la plaza ha sido rápida y directa a los corrales y no ha precisado la intervención de los dobladores.

El encierro ha dejado tres heridos leves, uno de ellos por un puntazo de asta de toro en el glúteo. Este mozo, que ha corrido en el tramo de Estafeta, es un madrileño que ha sido trasladado al hospital Virgen del Camino de Pamplona tras recibir un puntazo por asta de toro en el muslo.

Lo más visto en...

Top 50