Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La investigación del 'caso Gürtel'

Declaran ante el juez 35 altos cargos del Gobierno valenciano

Todos ellos autorizaron contratos con Orange Market. -El PSOE presenta una querella criminal contra Camps y el resto de imputados en el 'caso Gürtel'

El Tribunal Superior de Justicia de Valencia ha retomado este martes las declaraciones en la investigación del caso Gürtel. Un total de 35 cargos de la Generalitat que autorizaron contratos entre la administración y la empresa Orange Market, presidida por Álvaro Pérez, El Bigotes, han testificado ante el juez. La directora general de Promoción Institucional, Dora Ibars, ha sido la primera en comparecer, tras llegar al tribunal minutos antes de las nueve y media de la mañana. Entre quienes han declarado hoy se encuentra el vicesecretario regional del PP en Valencia, David Serra, que ha asegurado a la salida que está "muy contento" porque "todo ha ido según lo previsto". La secretaria de Política Institucional, Isabel Villalonga, se ha limitado a decir que "está encantada" tras prestar declaración durante unos cinco minutos como el resto de citados.

El Bigotes, quien mantiene una íntima amistad con el presidente valenciano, Francisco Camps, obtuvo contratos de la Generalitat vinculados directamente a la actividad del jefe del Ejecutivo. La mayor parte de las adjudicaciones estaban relacionadas con la Consejería de Turismo, si bien, el Bigotes también hizo negocios muy ligados a la esfera del presidente valenciano.

Entre los 35 altos cargos citados por el magistrado instructor de la causa abierta por un supuesto delito de cohecho, no hay ningún consejero. Las declaraciones de los imputados en la rama valenciana del caso Gürtel se iniciaron la semana pasada con la comparecencia del ex vicepresidente y ex consejero de la Generalitat valenciana Víctor Campos, el portavoz popular en las Cortes y secretario general del PPCV, Ricardo Costa, el presidente Camps, y del ex jefe de Gabinete de la Consejería de Turismo y actual responsable de Protocolo de la Diputación de Valencia, Rafael Betoret, y el presidente de Orange Market, Álvaro Pérez.

Tras ser interrogado durante casi una hora por el juez, el tribunal mantuvo la imputación sobre el presidente Camps, quien declaró estar "contento y satisfecho" de haber podido contar lo que había ocurrido en los últimos meses. El presidente valenciano no aportó ninguna prueba en su comparecencia y se presentó sin las facturas de los trajes por valor de más de 12.000 euros, que supuestamente recibió de las empresas de la trama corrupta dirigida por Francisco Correa.

El PSOE se querella contra Camps

El portavoz del grupo socialista en las Cortes valencianas, Ángel Luna, ha anunciado este martes que los abogados del PSPV han presentado la querella criminal contra Camps y contra el resto de imputados en el caso Gürtel, con el fin de poder personarse en la causa y "defender el interés público".

Luna ha explicado que la querella la han presentado sus abogados y no los propios políticos porque no pretenden "montar un espectáculo" ni "presionar" a los jueces y tribunales. "No hemos querido hacer un desfile de altos cargos del partido socialista compareciendo ante la Justicia para presionar", reiteró, porque eso "ya lo hace suficientemente el PP".

Personación del Estado

El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, ha asegurado que la Abogacía de Estado está a la espera del informe que prepara la Agencia Tributaria para comprobar si se han puesto "en juego" intereses "importantes" para la Hacienda Pública en el caso Gürtel. "Si hubiese en juego intereses importantes para la Hacienda Pública de todos los españoles por supuesto. No lo dudo", ha respondido Caamaño en declaraciones a RNE, al ser preguntado si el Estado se personará en la presunta trama de corrupción.

Por otra parte, el presidente del PP en Alicante, José Joaquín Ripoll, ha pedido disculpas "a los periodistas que hayan podido sentirse aludidos" por sus palabras sobre la investigación de la trama corrupta, y ha subrayado que cuando dijo que "alguien debería estar en la cárcel" se refería "a quien de forma interesada" está "filtrando el sumario del caso". Ayer por la tarde, Ripoll ya se disculpó con el mismo argumento.