Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sarah Jessica Parker, preocupación maternal a distancia

A la protagonista de 'Sexo en Nueva York' le horroriza que la prensa asedie a la madre sustituta de sus mellizas

Si el embarazo genera un estado de ansiedad a cualquier madre que lleva en el vientre a su hijo, el de Sarah Jessica Parker, que dará a luz a través de un vientre de alquiler, parece estar resultando mucho más estresante. La actriz de 44 años ha hablado por primera vez de su experiencia de convertirse en madre a distancia en el programa de televisión estadounidense Access Hollywood, donde ha contado que el constante asedio por parte de fotógrafos y periodistas hacia la madre sustituta de sus mellizas la tiene "horrorizada".

"Estoy preocupada cada día. A cada hora pienso en la salud de esta chica y en su seguridad, que redunda en la de nuestras hijas y su próximo parto. Obviamente, a los reporteros esto les debe dar igual, pero yo no podría soportar que las niñas no llegaran a término por el estrés que se está generando o, ni Dios lo quiera, tuvieran que sufrir alguna de las miles de complicaciones que un embarazo puede tener. Y es una posibilidad cierta", ha dicho la protagonista de Sexo en Nueva York.

De hecho, hace pocos días, varias webs de revistas informaron que el teléfono de la madre sustituta de Parker y su marido, Matthew Broderick, había sido intervenido. "Desde que he leído esas informaciones me mantengo en pie toda la noche. Realmente es perturbador pensar en ella y en que está lejos y no poder hacer nada", ha dicho la actriz, que tiene ya otro hijo con Broderick, James Wilkie, quien hace poco ha cumplido seis años.

Respecto de la ilusión que le ha significado saber que podrá volver a convertirse en madre, y esta vez de mellizas, tras varios años de intentar quedarse embarazada, la actriz ha comentado: "No nos lo esperábamos. Creo que después de cierto tiempo, intentas no desearlo demasiado para que después la desilusión no sea tan grande. Si un niño ya hubiese sido nuestra alegría máxima y nos habría hecho sentir increíblemente afortunados, ¡imaginaos lo que significan dos!".