Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo es elegido presidente de la Xunta con los votos del PP

Durante su intervención, el popular ha ofrecido seis pactos a los socialistas y a los nacionalistas para trabajar juntos por "una Galicia mejor"

El popular Alberto Núñez Feijóo ha sido elegido este jueves por la tarde como séptimo presidente de la Xunta de Galicia en el Parlamento gallego, con los 38 votos de su grupo, que conforman la mayoría absoluta de la Cámara autonómica, mientras que los 24 del PSdeG, al que faltó un parlamentario por enfermedad, y los 12 del BNG, han dado un no a la investidura del candidato popular.

Durante su intervención final en el discurso de investidura como presidente de la Xunta, en la que se ha comprometido a gobernar "sin apriorismos ideológicos" ni "imposiciones", ha ofrecido a PSdeG y a BNG pactos sobre la economía, la reforma de la Administración, la financiación autonómica, la educación -con especial atención a la lengua-, la reforma de los medios públicos y la reforma del Estatuto para "lograr una Galicia mejor". "Galicia no es el PP", ha sentenciado el líder popular, que ha recordado que en los dos días que duró el debate de investidura ha pronunciado de forma "constante y reiterada" las palabras "diálogo, pacto y acuerdo", ya que ése es el espíritu que pretende que impere en la legislatura.

Feijóo ha puntualizado que la "única razón" que, a su juicio, puede explicar las "reticencias" de PSdeG y BNG al "diálogo" es la "provisionalidad" de sus liderazgos y, tras garantizar que "nunca" tildará de "antidemocrática o antigallega" a la oposición ni llamará "franquista" a ningún diputado, apeló a dejar de lado las diferencias partidistas en favor de los intereses de Galicia.

El presidente popular ha aprovechado su intervención para anunciar que mantendrá de forma provisional la moratoria que impide construir a menos de 500 metros de la costa, una prohibición decretada por el anterior Gobierno de coalición entre socialistas y nacionalistas y que caducaba el próximo 17 de mayo.

Antes de que terminase la sesión, que se reanudó este jueves por la mañana después de que el martes Núñez Feijóo pronunciase su discurso de investidura, fue saludado en primer lugar por su antecesor, Emilio Pérez Touriño y, una vez levantado el pleno, por el resto de miembros del Gobierno gallego en funciones y por la mayoría de diputados. Además, Feijóo tuvo un reconocimiento "explícito" a su antecesor y al todavía vicepresidente en funciones, Anxo Quintana, que ya forman parte, dijo, "del patrimonio" de Galicia.

Un Gobierno "dividido y sin norte"

A pesar de su tono reconciliador, la intervención de Feijóo no ha estado exenta de críticas al PSdeG y al BNG que, a su juicio, formaron un Gobierno "dividido y si norte" que los gallegos rechazaron en las urnas. Frente a ello, ha reiterado su intención de dirigir un Gobierno "unido" para "todos" que vaya siempre "con la verdad por delante". "Vamos a intentarlo porque ese es nuestro compromiso", ha concluido.

Antes de la intervención final de Feijóo, el portavoz del grupo socialista en el Parlamento gallego, Xaquín Fernández Leiceaga, ha alertado de "una línea de continuidad directa" respecto a la etapa de Manuel Fraga. "Tiene una historia política y ésta sí que nos preocupa", ha dicho Leiceaga, que ha pedido a Feijó que haga de "presidente de Galicia y no de delegado de Génova".

Por su parte, el portavoz del BNG, Carlos Aymerich, encargado de reabrir el pleno de investidura, ha lamentado la falta de propuestas concretas de Feijóo y sus intentos de aparecer como un "candidato inmaculado" cuando su trayectoria anterior lo destacó como un "excelente privatizador de recursos públicos" y "fiel cumplidor de los recados de Génova".