Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La liberación del agresor de Moreno se debió a "hechos excepcionalmente anómalos"

La investigación policial subraya que el auto presentaba a Astrit Bushi "en calidad de detenido" y no como "preso provisional"

La Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil ha concluido que la puesta en libertad de Astrit Bushi, uno de los miembros de la banda que asaltó el chalet del productor José Luis Moreno, sólo fue posible "por una suma de actuaciones erróneas y hechos anómalos que debe considerarse totalmente excepcional".

Según la investigación policial, cuyas conclusiones no perjudican los resultados del procedimiento judicial en marcha, el día 30 de marzo la Unidad de Protección y Seguridad de la Guardia Civil (UPROSE) cursó un fax, del que consta el OK, a la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Alcobendas, en el que comunicaba el traslado que se produciría al día siguiente -31 de marzo- de dos internos, entre los que se encontraba Astrit Bushi. En el mismo fax se indicaba que la vigilancia y custodia de los internos por parte de la Policía se mantendría "hasta que la fuerza conductora de la UPROSE a su vuelta de ruta se haga cargo de los mismos para su reingreso al Centro Penitenciario de origen".

El 31 de marzo, la Guardia Civil trasladó a los calabozos de los Juzgados de Alcobendas a Astrit Bushi, donde fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción nº 3 de esta localidad madrileña. Allí, los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía de servicio se hicieron cargo del interno y lo trasladaron a las dependencias del Juzgado.

La cadena de errores

Al terminar la declaración de Bushi, el Juzgado notificó a la Policía Nacional el auto de libertad, procedimiento utilizado en los casos de detenidos, pero no habitual en el caso de las diligencias que afectan a un preso, ya que en esa situación el auto se notifica directamente al centro penitenciario.

La investigación policial asegura que los policías que custodiaban a Bushi no recibieron instrucciones específicas de la Comisaría de Alcobendas, por lo que procedieron a cumplir el auto, que acordaba "la libertad provisional de Astrit Bushi" con la obligación de comparecer ante el juzgado cada 15 días y de notificar "cuantos cambios de domicilio verifique".

En el auto, figuraba además que Astrit Bushi "ha sido presentado en este Juzgado en calidad de detenido", cuando su condición real en el momento de su comparecencia era la de preso provisional a disposición del juzgado de Alcobendas. Esta circunstancia, unida al inhabitual procedimiento utilizado en la notificación del auto y al desconocimiento por parte de los policías de la condición de preso de Astrit Bushi indujeron al error que permitió su puesta en libertad.