Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El espionaje en la Comunidad de Madrid

Gamón: "Nunca he visto esos panfletos"

El ex director general de Seguridad de Madrid niega la veracidad de los partes de espionaje y haber irrumpido en un despacho en el Campus de la Justicia.- El PP cree que la comisión no debe seguir porque los informes son "papel mojado"

La comisión de investigación sobre el espionaje a dirigentes del PP en Madrid se ha reanudado hoy con las preguntas de los diputados a Sergio Gamón, ex director general de Seguridad del Gobierno regional, quien ha negado su participación en los hechos. "Nunca he visto esos panfletos", ha indicado para referirse a los partes de espionaje; "nunca se me han ordenado seguimientos a políticos ni a nadie". Antes de su intervención, el portavoz del PP, David Pérez, también ha restado validez a los informes a los que ha llamado "papel mojado" y ha cuestionado que la investigación deba continuar. "¿Qué analizamos ahora en esta comisión si los partes son falsos?", ha preguntado Pérez, quien ha venido bloqueando la comisión con el veto de algunas comparecencias y documentos claves.

Gamón, inspector de policía y militante del PP, estuvo al mando del supuesto equipo de espías que entró en junio de 2008 en un despacho del Campus de la Justicia y robó un ordenador perteneciente a Juan Carlos Fernández, colaborador y persona de confianza del entonces consejero de Interior, Alfredo Prada, quien fue apartado del Gobierno regional tras mostrar su apoyo a Mariano Rajoy. Un mes después, Gamón fue relevado en el cargo. Sobre este asunto, el ex director general de Seguridad ha garantizado que salió del Campus de la Justicia igual que entró: "Con nada en las manos". Para Gamón, su destitución no tiene nada que ver con estos hechos. "Se produce porque en abril hablo con el consejero Granados y por un problema muy personal le pido que me cese".

Declaraciones contradictorias

El pasado viernes, el subdirector de Seguridad de la consejería de Interior, Miguel Castaño, admitió durante su comparecencia en la comisión que acudió junto con Gamón y otras dos personas al Campus de la Justicia para exclusivamente poner "un dispositivo de seguridad", pero negó que se llevaran nada del despacho. La declaración de Castaño se contradice con la que ha realizado hoy Gamón quien ha negado la presencia de nadie más que el subdirector, el administrador del Campus de la Justicia, el jefe de seguridad y él mismo. "Nosotros cuatro única y exclusivamente; dijo que habían ido dos personas, pues no, ninguna de las dos, es un error de él. Entiendan que acordarse de no sé qué fecha en el mes de julio; no tiene la menor importancia, ninguno de los dos me acompañó".

Antes de este episodio, el propio Prada y el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, habían sido objeto de seguimientos. Los dossiers habían sido elaborados por uno de los agentes de Gamón, según demuestran los informes encargados por EL PAÍS a peritos caligráficos.

Relación con Peña y Aguirre

Gamón se ha referido a su relación con el asesor de Seguridad Marcos Peña, quien según ha explicado, se incorporó al área para "echar una mano" después de que presentara su renuncia a Granados. "He coincidido con él un mes y pico; es un compañero de trabajo y nos podemos aportar algo". De la misma manera, ha relativizado su relación con la presidenta, Esperanza Aguirre, que se ciñe exclusivamente a "trabajo, trabajo, trabajo".

El ex director general de Seguridad se ha quejado de que se ha "indagado" en su vida privada y sus vecinos le han preguntado si va a visitarle a su casa Esperanza Aguirre. "Lo que más siento es que mi padre de 80 años esté viendo unas noticias en televisión y que salga su hijo por esto". "Nunca pensé que se me pudiera involucrar en estos temas. He cometido muchos errores, pero éste que me quieren imputar, no; se me ha vilipendiado y se ha invadido mi intimidad", ha concluido.

Resto de comparecencias

Con la continuidad de la comisión amenazada más allá del miércoles, después de que el PP aprobara para ese día sólo la comparecencia del consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, y dejara sin confirmar el resto de los nombres propuestos por los grupos parlamentarios, la Asamblea ha reanudado esta mañana sus sesiones. Después de Gamón ha intervenido la secretaria general técnica de Justicia e Interior, Mar Pérez Merino, quien recibió el encargo de Granados de efectuar una investigación interna en la semana del 19 de enero.

Merino ha asegurado que en las conclusiones de su informe no ha encontrado gastos extraordinarios que puedan tener relación con los hechos, las personas que ha tomado declaración - las que citaba la prensa- han negado la relación con las imputaciones y sobre el robo del ordenador de Fernández en el Campus de la Justicia le informaron de que desaparecieron varios pero sin precisar ninguna información sobre el del colaborador de Prada. Entre las personas con las que habló Merino estaban Peña y Gamón: "Sólo les pregunté sobre lo aparecido en prensa y lo negaron todo".

Hasta el momento han pasado por el órgano parlamentario tres ex consejeros de la comunidad con competencias en seguridad, como son el socialista del Ejecutivo de Joaquín Leguina, Virgilio Cano, que inauguró las sesiones; Carlos Mayor Oreja, consejero de Medio Ambiente con el Gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón, y su sucesor en el cargo, el ahora delegado de Seguridad y Movilidad, Pedro Calvo. En esa misma jornada, compareció el técnico de seguridad del mismo Gobierno popular Juan Carlos Durán. La jornada del viernes acogió también la comparecencia del asesor de Seguridad, Marcos Peña, que aseguró que él no trabajaba para el Ejecutivo de Esperanza Aguirre cuando se llevaron a cabo los espionajes.

La portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea, Maru Menéndez, ha asegurado hoy que "algunos" de los comparecientes en la comisión "han faltado manifiestamente a la verdad" por lo que el PSOE pondrá en conocimiento de la autoridad judicial estos hechos, que son constitutivos de delito. Menéndez y la portavoz de IU, Inés Sabanés, han manifestado su temor a que finalice precipitadamente la comisión y han acusado al PP de "expresar una voluntad clara" de cerrarla. Sabanés ha acusado al PP de "decretar de forma impresentable el principio del fin de la comisión" y ha dicho que Aguirre "vulnera los derechos de investigación" porque "impone su mano dura" en cada una de las comparecencias.