Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suspendido hasta el domingo el dispositivo de búsqueda del cuerpo de Marta del Castillo

La falta de luz natural ha obligado a detener la búsqueda en el río Guadalquivir, en la que han participado la policía, Guardia Civil, Bomberos y el Ejército

El dispositivo de búsqueda del cuerpo de la joven Marta del Castillo, desaparecida hace 21 días, ha sido suspendido ante la falta de luz. La búsqueda del cadáver se había iniciado tras la confesión del ex novio de la chica, Miguel C. D., de haberla matado en su casa después de una fuerte discusión el mismo día que desapareció.

El rastreo se ha concentrado en la zona que comprende entre el Charco de la Pava y la localidad de Camas, dónde vive el presunto asesino. En el dispositivo, coordinado por la Jefatura del Cuerpo de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil, han participado también la Unidad Militar de Emergencia, los Bomberos y Cuerpo Nacional de Policía.

Los familiares de la joven han dicho estar "destrozados" después de conocer la noticia de la detención y confesión del ex novio de la chica. Una prima de la joven, de nombre Sandra, ha explicado: "Fue novio suyo hace ya mucho tiempo. Salieron más o menos durante un mes y antes fueron amigos. Parecía un chico normal como cualquier otro".

Desde el inicio del caso, Miguel C.D ha sido una de las personas señaladas por familiares y amigos al ser el último que vio a Marta después de dejarla, según su versión, en casa de la joven. Según la familia de Marta del Castillo, el detenido fue pareja de la joven hace un año. Las contradicciones del sospechoso en sus declaraciones iniciales a la Policía sobre qué hizo esa noche, e indicios recabados luego durante las pesquisas realizadas en su entorno, incluidos varios registros en domicilios, hicieron pensar a los agentes que el detenido participó de alguna forma en la desaparición de la joven sevillana.

El padre de la joven sevillana desaparecida siempre ha negado que su hija se fuera por su propia voluntad. "Alguien la llamó y por eso bajó", señaló el padre de Marta. Alrededor de las nueve y media del pasado sábado 24 de enero la joven llegó al portal de su edificio, y es probable que subiera a casa para conectarse a Internet, ya que su padre aseguró que había apagado el módem para la conexión, y cuando regresó estaba encendido. Durante ese tiempo hasta que una vecina se cruzó con ella en el portal en actitud de espera, la chica pudo haber quedado con alguien conocido. Pero un vecino relató a la policía que escuchó un grito alrededor de las diez de la noche. Desde entonces, su móvil continúa apagado. El padre también había confirmado que la policía se llevó un segundo ordenador para investigarlo, y que era "confiada con sus amigos", a los que solía proporcionarles claves de Internet.

Este sábado se cumplen 21 días de la desaparición de la joven y sus compañeros del colegio San Juan Bosco de Sevilla salieron este viernes a las puertas del centro, donde leyeron un comunicado en el que agradecen a la Policía y a la Subdelegación del Gobierno en Sevilla sus esfuerzo para encontrar a Marta y ofrecen su solidaridad y apoyo a la familia.