Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero: "A los empresarios que piden el despido libre les digo ¡que no!, ¡que no!"

El presidente del Gobierno se reúne con alcaldes y concejales socialistas.- Zapatero asegura que en la crisis "ninguna familia se va a quedar en la cuneta"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha lanzado varios mensajes tanto a empresarios, como a sindicatos y Ayuntamientos. Ante más de 1.300 alcaldes y concejales, Zapatero ha zanjado la discusión sobre el abaratamiento del despido que la cúpula empresarial reclama al Gobierno en público y en privado: "A los que piden el despido libre o más barato les tengo que decir ¡qué no!, ¡que no!" . Pero este "acto de solidaridad" como Zapatero lo denominó estaba pensado para animar a los alcaldes a que hagan un buen uso de los 8.000 millones del Fondo Estatal de Inversión Local que servirán para poner en marcha más de 30.000 proyectos urbanísticos de pequeña y mediana entidad.

A dos días de que el presidente comparezca en el Congreso para ser interpelado con fruición por los grupos de la oposición, Zapatero avanzó que habrá nuevas respuestas del Gobierno a la crisis, aunque sin concretar. Habrá "nuevos recursos" para las familias que vean agotados todos los subsidios que ahora existen. El Gobierno también trabaja en medidas para que las empresas tengan más facilidades para crear puestos de trabajo, y por último, avisó a los Ayuntamientos que deberán colaborar con el Gobierno en un plan que agilice los pagos de las corporaciones locales a las pequeñas y medianas empresas.

Desde el principio hasta el final del acto, Zapatero repetía sin parar que "ninguna familia se va a quedar en la cuneta". En este acto, en el que Zapatero exhibió orgullo de partido, impulsó a alcaldes y concejales socialistas a que digan a sus vecinos con dificultades que en el PSOE "en el puño y en la rosa" tienen su referencia.

Enfado de los fotógrafos

Todos en la sala estaban muy contentos salvo los fotógrafos que se quejaron de manera ostensible de las enormes dificultades que tuvieron para desarrollar su trabajo. Como protesta se negaron a fotografiar la intervención de Zapatero y también de los siete alcaldes que le precedieron en el uso de la palabra. Sólo hicieron la foto de familia final. Una cámara de televisión del partido pegada al presidente del Gobierno les obstaculizó captar a Zapatero y la ubicación que les asignaron tampoco hizo fácil seguir con su objetivo los saludos del presidente a los alcaldes que estaban en la mesa presidencial.

Más información