Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Nunca he llorado tanto de alegría"

Decenas de agraciados en Terrassa con el primer premio de la Lotería del Niño festejan su suerte en la puertas de la administración

La obsesión de Juan Ruiz por el número 21 ha tenido hoy su recompensa. Este hombre de mediana edad que ha resultado agraciado con el primer premio de la lotería de El Niño llevaba 21 décimos cuyas cifras siempre sumaban 21. 28.920, ¡bingo! Al igual que él, decenas de premiados, la mayoría gente trabajadora, se han acercado a la administración número 23 de Terrassa (Barcelona) tras el sorteo exhibiendo fotocopias del número.

Después de ver el sorteo en televisión, David, de 23 años, ha sido uno de los primeros en acudir a la administración situada en el centro comercial Eroski, en las afueras de la localidad barcelonesa. "Nunca he llorado tanto de alegría en mi vida", decía David, quien vive con su padre, que está en paro, y con su madre que es limpiadora.

Alegría y nuevas ilusiones. Un hombre se besaba con su mujer mientras aseguraba que se iba a cambiar de coche. Llevaba el billete en una mano mientras narraba que su esposa le dijo que lo devolviera porque no le gustaba el 0. Pero no le hizo caso y esta mañana le ha dado una gran sorpresa. Otro de los que han llegado hasta la administración en esta gélida mañana en Terrassa ha sido el propietario de la empresa Leyva Metálica, a quien le ha tocado un décimo. Otros trabajadores de su compañía también llevaban el mismo número.

Sólo se devolvieron tres series

La dueña del establecimiento en el que se ha distribuido el número asegura que básicamente se ha vendido en ventanilla y que sólo se han devuelto tres o cuatro series. "La mayoría de los premiados son abonados desde hace tiempo", asegura la propietaria de esta administración que lleva siete años abierta.